Gandia fija la velocidad de los patinetes en 10km/h por aceras de tres metros

Un joven circula con un patinete por el centro de Gandia. / r.e.
Un joven circula con un patinete por el centro de Gandia. / r.e.

La nueva ordenanza de tráfico regula que los vehículos guarden distancia con el peatón y recomienda el uso de casco y tener seguro

Ó.D.

El gobierno de Gandia dio ayer a conocer datos de la nueva ordenanza municipal de regulación del tráfico en Gandia. El documento está en fase de exposición pública antes de su publicación en el BOP. El concejal de Tráfico y Movilidad, Nacho Arnau, acompañado del Intendente de la Policía Local de Gandia, Salva Morant, detalló ayer la normativa.

Entre las novedades destaca la limitación de velocidad de estos vehículos por aceras de más de tres metros, donde la velocidad será de 10 kilómetros por hora, precisó. «Las principales novedades o modificaciones que hemos introducido desde la comisión técnica buscan adaptar la ordenanza a las nuevas formas de movilidad que se dan ya en todas las ciudades. Como ahora, medidas para reducir la intensidad y la velocidad del tráfico o la regulación de los patinetes, tanto mecánicos como eléctricos», aseguró.

Las normas para los patinetes mecánicos serán muy similares a las de las bicicletas. No podrán circular por calzada, pero sí por aceras a una distancia mínima de 1 metro del peatón. En el caso de los patinetes eléctricos, se introduce la obligatoriedad del uso del casco y la contratación de un seguro de responsabilidad civil a terceros, sólo para las empresas.

Los particulares o personas físicas no tienen esa obligación, pero sí se recomienda. No podrán circular más de 6 patinetes en grupo sin monitor. Podrán transitar por carriles bici y calzadas de zona 30.

La Policía Local ya tiene en marcha desde hace un tiempo una campaña de información dirigida a los usuarios sobre las normas de circulación, requisitos para su utilización (mayores de 16 años ...) o el tipo de patinete homologado.

De igual manera, se ha visitado los establecimientos que venden estos vehículos con el fin de informarles sobre los modelos que están adaptados a la normativa europea y, por tanto, pueden circular.