Gandia compra un dron para hallar casas que hayan ejecutado obras ilegales

El inspector de Urbanismo, Francisco Faus, y Vicent Mascarell ven volar el dron. / àlex oltra
El inspector de Urbanismo, Francisco Faus, y Vicent Mascarell ven volar el dron. / àlex oltra

El dispositivo cuesta 6.000 euros y volará por todo el término municipal a unos 120 metros de altura para respetar la privacidad de los vecinos

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El Ayuntamiento de Gandia ha adquirido un dron con el fin de buscar irregularidades urbanísticas y comprobar que las viviendas del casco urbano y de zonas rústicas cumplen con la normativa en materia de construcción y con todas las ordenanzas municipales. El aparato ha tenido un coste de 6.000 euros y lo presentó ayer el coordinador general de Urbanismo, Vicent Mascarell, y el inspector del área, Francisco Faus.

El dron cuenta con un sistema avanzado y dispone de una cámara de alta resolución que permitirá al técnico hacerlo volar por todo Gandia tanto desde el consistorio como desde cualquier punto. El aparato se controla con un dispositivo móvil al que se le introducen los datos de dónde debe dirigirse y cuántas fotografías tomar, como indicaron ayer en la presentación.

Este dispositivo entra a formar parte de «las herramientas» con las que trabajan los inspectores del área de Urbanismo: «Hasta el momento los técnicos se deben desplazar y fotografiar las posibles infracciones, pero con este dron se podrá acceder a sitios donde hasta ahora era prácticamente imposible».

Mascarell remarcó que esta medida sólo pretende que se cumplan las normativas en materia de construcción: «No es lo mismo que no se pida permiso para cambiar dos ventanas que aquel que levante un edificio de dos pisos». Estos son los aspectos que se quieren controlar desde el Ayuntamiento.

Urbanismo entiende que todos los vecinos que quieran llevar a cabo una obra, reforma o ampliación deben solicitar permiso y cumplir las normas. «Con este dispositivo, los inspectores serán más precisos a la hora de detectar obras ilegales», indicó Mascarell.

Planificación urbana

El edil agregó que sin duda, «ayudará la hora de planificar las obras, evaluarlas y también a la hora de acceder a espacios urbanos o rústicos que no estén al alcance del ojo humano». Mostró su satisfacción por contar desde ahora con este dispositivo que pasa a formar parte del inventario municipal. Según los últimos datos registrados, en Gandia se han detectado unas 700 obras no ajustadas a ley, según la última revisión catastral.

A todo esto, Mascarell apuntó: «Gandia no es de las ciudades que cuenta con más infracciones urbanísticas, aunque sí es verdad que no hay día en que no se firme un decreto por existencia de obras ilegales, de mayor o menor envergadura».

El manejo del dron lo llevará a cabo Faus, que cuenta con los requerimientos legales para poder pilotar ello, concretamente de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). El inspector ha recibido formación específica para poder manejar este tipo de aparatos y controlar así su vuelo dentro del término municipal.

El técnico informó que este dispositivo pesa alrededor de «1,3 kilos y la cámara que lleva instalada cuenta con una resolución de 20 megapíxeles, que facilita captar las imágenes con todo detalle». También tiene la posibilidad de conectarse al Instituto Cartográfico Valenciano para geolocalizar las fotos tomadas en Gandia. Faus finalizó asegurando que el aparato respetará la privacidad de las personas, ya que volará a 120 metros y en caso de aparecer vecinos en las imágenes se pixelarán sus caras.

 

Fotos

Vídeos