El CF Gandia cae ante la UD Alzira en su presentación

El presidente del CF Gandia, Jesús Sendra, dirigiéndose al público en la presentación. / CAROLA WOODWARD
El presidente del CF Gandia, Jesús Sendra, dirigiéndose al público en la presentación. / CAROLA WOODWARD

A pesar de la derrota por la mínima, el equipo de Chesa causó buenas sensaciones a los aficionados que se dieron cita en el Olagüe

IÑAKI LÓPEZGANDIA.

El CF Gandia se presentó el martes ante su afición y dio muestras de buen fútbol a pesar de la derrota final por la mínima en el amistoso frente a la UD Alzira. El encuentro amistoso comenzó en el estadio Guillermo Olagüe después de nombrar uno por uno a la plantilla de Chesa y tras los discursos del presidente del club, Jesús Sendra, y del concejal Miguel Ángel Picornell, un hombre histórico en la entidad.

Además, otros miembros de la corporación municipal y el colectivo fallero con su presidente Telmo Gadea y las falleras mayores, Sandra Faus y Alba Ramón, también quisieron estar presentes. Todos ellos junto al público de las gradas homenajearon con un respetuoso minuto de silencio al expresidente del club, Ignacio Avilés, fallecido recientemente después de una extensa trayectoria ligada a la historia de la entidad gandiense.

Antes de acudir al estadio, la plantilla al completo junto a la junta directiva del club visitaron la Colegiata de Gandia para realizar la tradicional ofrenda de flores a la Mare de Déu.

La intervención de la defensa del Alzira dejó a los gandienses sin la recompensa del gol

El club decano de la ciudad presentó un once inicial lleno de caras nuevas. Los fichajes, junto a los futbolistas que consiguieron el ascenso la temporada pasada, mostraron al Guillermo Olagüe el buen trabajo que llevan realizando durante la pretemporada. Echó a rodar el balón y en el césped se observó a un CF Gandia bien ordenado, con sus chicos cubriendo cada zona del rectángulo de juego y peleando la posesión al equipo visitante. Se sucedían las ocasiones de peligro pero las defensas conseguían evitar los goles.

Los continuos robos de balón propiciaron que los locales llegaran con asiduidad al área contraria y crearan ocasiones de peligro. Varios centros desde los laterales y alguna internada después de encadenar algunos pases en jugadas colectivas activó los aplausos de las gradas del feudo gandiense. Los aficionados veían un progreso respecto a la pasada campaña, observaban una disposición táctica mejorada y a su equipo combinando con el balón.

La intervención de la defensa del Alzira dejó a los gandienses sin la recompensa del gol, ya que no consiguieron convertir las ocasiones a pesar de algunos remates claros incluso desde el área pequeña. Los visitantes también acechaban en alguna ocasión el área defendida por los locales, pero la buena coordinación de la zaga blanquiazul logró dejar sin efecto las internadas de los atacantes.

Al descanso seguían las tablas en el marcador y las buenas sensaciones del CF Gandia en el ambiente. La segunda mitad trajo una oleada de cambios en ambos conjuntos, ya que al ser un amistoso los dos entrenadores consideraron oportuno poder probar a todos sus jugadores disponibles y que el resultado quedara en un segundo plano.

El marcador no se movió hasta el minuto 70, cuando el UD Alzira consiguió batir a la zaga local en un remate a placer dentro del área pequeña ante el que nada pudo hacer el portero gandiense que saltó al campo tras el paso por vestuarios. La segunda parte dio muestras del cansancio habitual de la pretemporada y el ritmo del juego decayó respecto al de la primera mitad.

Las buenas sensaciones en el juego de los locales ilusionó a la grada, que reconoció el buen juego de los suyos con varias ovaciones. Supieron valorar que delante se encontraba un rival de superior categoría y que el encuentro había transcurrido de forma muy igualada, llegando a tener la posibilidad en varias jugadas de ponerse por delante.