Gandia ampliará el puente de Alicante con 60 losas de hormigón y triplicará las aceras

Imagen virtual de cómo quedará el puente, con los sillares limpios, la plataforma superior más ancha y barandilla elevada. / lp
Imagen virtual de cómo quedará el puente, con los sillares limpios, la plataforma superior más ancha y barandilla elevada. / lp

El gobierno culmina la redacción del proyecto, que prevé una inversión de 1,3 millones para soterrar conductos y mejorar la seguridad

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El gobierno de Gandia ya tiene listo el proyecto de ampliación y restauración del puente de Alicante. Este viaducto es uno de los más importantes de la ciudad, ya que permite a miles de vehículos acceder al centro y salir de la ciudad en dirección sur cada día. El plan de trabajo contempla la instalación de unas 60 losas de hormigón en la plataforma superior.

Estas placas permitirán hacer la calzada más ancha, triplicar el tamaño de las aceras y colocar jardineras en los dos extremos. El coordinador de Urbanismo de Gandia, Vicent Mascarell, presentó ayer el proyecto. «No es humo, es un plan de trabajo con todos los detalles que permitirá ejecutar esta obra a finales de este año o principios de 2020», remarcó. El proyecto tendrá un coste 1,3 millones y un plazo de ejecución de seis meses.

La mejora de los accesos de la ciudad y la conexión del centro con Sanxo Llop, donde está el hospital Francesc de Borja ha sido uno de los ejes de trabajo del gobierno. De hecho en estos momentos se están mejorando aceras en la avenida de Alicante para facilitar la llegada al sector desde el centro.

Estudios previos

La rehabilitación de este puente va enmarcada dentro de esta filosofía y, como dijo Mascarell, se ha realizado una gran apuesta: «En 2017 ya encargamos a la Universitat Politècnica de València estudios para ver cómo podíamos mejorar la conexión con Sanxo Llop y rehabilitar el puente». Los trabajos de la institución académica no dejaban lugar a dudas y apostaban por la recuperación del puente centenario. El viaducto se construyó a finales del siglo XIX, en un momento de fuerte inversión estatal por la obra pública.

En su momento, como se explicó ayer, sólo tenía espacio para la calzada y fue cuando se habilitó la Nacional 332 el momento en que se delimitaron los carriles. Pese a que se ha sometido a alguna actuación, el puente está en precario, ya que las aceras son de 0,70 centímetros.

«Poca gente transita por este puente ante la falta de seguridad. Las aceras son estrechas y no hay iluminación», dijo el socialista, aspectos en los que coincidió Josep Blasco, jefe de Planificación del consistorio, que participó en la presentación del plan de trabajo.

El gobierno encargó hace unos meses, como publicó este periódico, la redacción del proyecto por 18.000 euros. El plan contempla la puesta en marcha de un moderno puente. Para ello se colocarán las más de 60 losas de 2,20 de largo por más de 12 metros de ancho.

Esto permitirá contar con una nueva plataforma superior. Con ello se logrará que los dos carriles existentes pasen de 3,30 metros a 3,50. Las aceras, por su parte, triplicarán su tamaño, pasando de 0,70 a 2,9 metros. La intención es que el puente sea accesible y quede integrado en la trama urbana.

Estos trabajos dejarán también espacio para la ubicación de jardineras en ambos extremos de la vía. «Estas zonas verdes estarán colocadas en la parte donde se ubicaba el primer muro de piedra que protegía los vehículos desde finales del XIX», dijo Blasco.

El jefe de Planificación incidió en el trabajo realizado durante los últimos meses. El proyecto contempla la creación de galerías debajo de la plataforma donde se colocarán todos los conductos, cableados y tuberías que ahora están al aire en los laterales del puente.

Enlace de comunicaciones

Mascarell y Blasco indicaron que se han encontrado con muchas trabas, pero se que ha logrado llegar a consensos con las empresas concesionarias: «Por este puente pasa la fibra óptica que va hacia Alicante por lo que se ha tenido que llegar a acuerdos con varias compañías».

Finalmente se informó de que quedará espacio para el soterramiento de líneas de alta tensión en un futuro, y que se colocará una gran tubería para el agua potable: «Se dejará espació para otro conducto por si aumenta la demanda».