Gandia abre la playa de Marenys pero el nivel de bacterias deja cerrada Venècia

La playa de Venècia mantenía ayer la bandera roja tras los análisis que siguieron mostrando niveles superiores a los permitidos. / i. lópez
La playa de Venècia mantenía ayer la bandera roja tras los análisis que siguieron mostrando niveles superiores a los permitidos. / i. lópez

El Consistorio esperará a confirmar los resultados del análisis del agua para poder retirar la bandera roja en el pequeño arenal situado junto al puerto

IÑAKI LÓPEZGANDIA.

Gandia reabrió ayer por la mañana la playa de Marenys de Rafalcaid tras los análisis realizados por la Dirección General del Agua y que indicaron que los resultados eran óptimos para el baño. No ocurrió lo mismo en el tramo del litoral de Venècia donde el informe confirmó que se debía mantener la prohibición de baño tras detectarse un nivel de bacterias superior al permitido, al igual que el día anterior.

El edil de Servicios Básicos, Miguel Ángel Picornell, y presidente de la junta de estos distrito señaló que durante la mañana de hoy el Ayuntamiento tendrá los resultados completos y según la resolución se decidirá o no la reapertura de este pequeño tramo de la costa ubicado junto al puerto de Gandia que de momento suma dos días consecutivos cerrado.

Una situación que llega en pleno puente del 15 de agosto y que prohibió disfrutar ayer del baño a las pocas personas que se acercaron hasta Venècia, una zona frecuentada por vecinos de este barrio y algunos de Gandia que huye de la masificación de la playa Nord, que en ningún momento se ha visto afectada por esta situación anómala. Un episodio por el que varios vecinos mostraron ayer a pie de playa su malestar y señalaron estar «cansados de que cada verano se repitan los mismos cierres en la playa».

El origen de la contaminación podría estar en la llegada de agua del alcantarillado que el martes en el distrito de Venècia arrojó a la vía pública decenas de toallitas del váter tras no poder soportar el caudal.

La primera lluvia intensa del verano, aunque sólo fue de media hora pero con casi 50 litros, ha dejado patente el problema que llega casi todos los años por estas fechas. Una imagen que podría tener los días contados o al menos aliviar el problema con la construcción del depósito de pluviales que el Ayuntamiento tiene en marcha.