La Fira del Motor espera igualar la facturación de 6 millones de 2018

Visita de las autoridades locales a la Fira del Motor en la inauguración del año pasado. / àlex oltra
Visita de las autoridades locales a la Fira del Motor en la inauguración del año pasado. / àlex oltra

El sector de Gandia ve con buenos ojos repetir las cifras a pesar de la crisis y la bajada de un 10% de matriculaciones en el primer trimestre

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

El sector automovilístico de Gandia espera mantener en esta edición la cifra de seis millones de facturación de la pasada Fira del Motor. Una cita que alcanza la octava edición y que en esta ocasión se celebrará del 3 al 5 de mayo. La feria llega en un momento en que el sector atraviesa por un bache dada la incertidumbre de los vehículos diesel o los elevados precios de los automóviles eléctricos.

No obstante, y ante el gran éxito de ventas de la Fira del Motor durante el año pasado, los representantes del sector verían con buenos ojos igualar la facturación, aunque nunca considerarían una decepción no lograrlo. Esa fue una de las principales premisas que lanzaron durante la presentación de la edición de este año que realizaron la edil de Políticas Económicas, Alicia Izquierdo, junto a los representantes del sector del automóvil, Víctor Moll, y del mundo de las dos ruedas, Toni Pérez.

Cada año, las ventas han ido a más durante la feria comercial, y consideran que es difícil superar tan buenos registros, más aún en un momento de incertidumbre como es el actual. «Siempre soy optimista, pero creo que si repitiéramos los datos del año pasado que fue brutal, estaría bien», apuntó Moll, quien añadió que «no podemos ser ciegos, el mercado y la economía están bajando, y si nos mantenemos será bueno».

El representante del sector automovilístico indicó que a nivel nacional las ventas se están «resintiendo un poco». Moll apuntó que en el primer trimestre del año han bajado un 10% las matriculaciones, unas cifras muy similares a las que se manejan en la capital de la Safor porque «es la tendencia del mercado, y no estamos ni mejor ni peor».

Este es el primer descenso que se produce en los últimos siete años y que ha derivado a una situación en la que los concesionarios han tenido que «automatricular muchos coches para mantener el mercado». Ante esta situación, señaló Moll, «es una buena noticia para el consumidor porque esta cartera de vehículos matriculados estará disponible en la feria con grandes ofertas para la ciudadanía». «Serán buenas ofertas por necesidad, porque tenemos que dar salida a estos coches», manifestó.

Contaminación

Del mismo modo, señaló que los precios más económicos animarán a los posibles clientes a renovar el vehículo. El empresario recordó que el parque automovilístico de España se sitúa en 12 años de antigüedad. «España es el segundo país de Europa, por detrás de Grecia, que tiene los coches más viejos», dijo, un hecho que además presenta un grave problema para el medio ambiente. Moll fue rotundo al afirmar que un «vehículo diesel de 12 años contamina como 100 coches de gasoil actuales».

Además insistió en los problemas para mayor implantación de vehículos híbridos y eléctricos y apuntó a los «precios y la falta de infraestructuras» como principales barreras de este mercado. Este sector también ha llegado al mundo de las dos ruedas, y tendrá un stand en la Fira del Motor, según confirmó Pérez, que estará como en los últimos años en la plaza Mayor, que tras el aumento de expositores se está quedando pequeño.

Por su parte, Izquierdo recordó que el gran atractivo de esta feria comercial y que la hace diferente a las de otras ciudades es su ubicación en el Centre Històric. La concejal de Políticas Económicas avanzó que habrán tres nuevos expositores, con lo que se alcanzarán un total de 30, con 54 marcas y 580 modelos en un espacio de 20.000 metros cuadrados de exposición.

La edil explicó que los clientes llegan a la Fira del Motor «muy preparados» con toda la información de los vehículos que quieren ver porque «la gente viene a comprar».

Más