Los festivales incrementan un 20% los beneficios en bares y comercios de Tavernes

El público disfrutando el año pasado de uno de los conciertos del Mediterránea Festival en la playa de Tavernes. / luisa bori
El público disfrutando el año pasado de uno de los conciertos del Mediterránea Festival en la playa de Tavernes. / luisa bori

Más de 30.000 personas acuden hoy y mañana al Mediterránea, que se consolida en la playa y crece en esta edición con más escenarios

INAKI LÓPEZTAVERNES.

El turismo de festivales lleva consigo un impacto positivo en los locales comerciales y de hostelería de la playa de Tavernes. Tanto es así que los beneficios hacen crecer hasta un 20% más la facturación durante los días de los conciertos, lo que supone un incremento de alrededor de 3.000 euros por establecimiento, según manifestó Santi Escrivá, presidente de Aceplat (Associació de Comerciants i Empresaris de la Platja de Tavernes).

La cantidad de visitantes que acuden a los festivales, en este caso el Iboga y el Mediterránea, va más allá de los que llegan a disfrutar de la fiesta y aumentan los beneficios, ya que a estos hay que sumar los trabajadores, personas de la organización y personal de montaje que llevan días en la localidad encargados de la logística del evento.

Ayer ya comenzaron a llegar los primeros visitantes que recogían sus entradas por la tarde y empezaron a instalarse en el camping para estar preparados y no perderse hoy el pistoletazo de salida de la edición de este año. Un festival, que según fuentes de la organización, espera reunir a más de 30.000 personas.

Según explicó a LAS PROVINCIAS Escrivá, «se espera un gran impacto económico en la localidad que aumente la facturación de los restaurantes y los locales hasta un 20%». El empresario del sector de la hostelería explicó que durante los días de fiesta «los más beneficiados son los pequeños locales, ya que el incremento de sus beneficios es limpio porque mantienen el mismo gasto diario». En estos casos, añadió que la contratación de personal «puede aumentar en algunos locales para satisfacer la subida de la demanda, y eso también genera empleo». Una situación que es más habitual durante el Iboga ya que es un ciclo de mayor duración.

Además, el Mediterránea ayuda a alargar unos días más la temporada estival y mantiene a la gente en Tavernes al celebrarse a finales del mes de agosto. Bajo el criterio de Escrivá, esto «da vida al municipio en unos días que sin tener el festival serían difíciles para la hostelería porque la gente empieza a abandonar la zona de la playa y vuelven a su residencia habitual para afrontar la vuelta a la rutina».

Este festival que nació en Tavernes el año pasado se consolida en 2019 y además aumenta la apuesta de la organización con un cartel con grandes nombres del indie, pop y rock nacional. También, cuenta con la novedad del aumento del número de escenarios, que pasa de tan solo uno en la primera ocasión a tres en esta edición con temáticas diferentes.