El fervor religioso llena las calles de Gandia

La procesión del Domingo de Ramos por las calles del centro de Gandia. / natxo francés
La procesión del Domingo de Ramos por las calles del centro de Gandia. / natxo francés

Cientos de devotos y cofrades desfilan con sus palmas en la procesión del Domingo de Ramos y acuden por la tarde al Vía Crucis en Santa Anna

GANDIA.

Cientos de devotos y cofrades llenaron este fin de semana las calles de Gandia para participar y presenciar los actos de la Semana Santa en una jornada donde las elevadas temperaturas, sobre todo el domingo, acompañaron a las procesiones.

El Domingo de Ramos arrancó con la tradicional bendición de ramos y palmas a cargo del abad Ángel Saneugenio en la plaza de Escoles Pies antes de partir la comitiva hacia la Colegiata. Un desfile organizado por la Junta Mayor en el que participaron las hermandades que acompañaron a la imagen de la Entrada de Jesús en Jerusalén y en el que llamó la atención la palma que portaba la madrina de la Semana Santa, Paula Beltrán, por su elaboración y sus grandes dimensiones. El fervor religioso también llegó hasta el Grau donde se celebró la procesión de ramos organizada por la hermandad del Descendimiento que finalizó con una eucaristía.

A las 19.30 horas, organizado por la hermandad de la Santa Cena Viviente arrancó el Vía Crucis Viviente, representado por los vecinos del barrio de Santa Ana que finalizó en la montaña de la ermita de este distrito.

Mientras, en el barrio del Raval, los fieles acompañaron a la imagen del Santísimo Cristo Yacente portado a hombros en su traslado procesional desde la parroquia de San José hasta el Palau Ducal, donde permanecerá los próximos días. En la procesión del Jueves Santo y en la del Santo Entierro será portado por legionarios.