FAES, Gandia y Generalitat se unen para mejorar la FP y evitar la fuga de talento

El presidente de FAES, Miguel Todolí; la edil Carmen Fuster y el inspector de Educación, Salvador Colomar. / àlex oltra
El presidente de FAES, Miguel Todolí; la edil Carmen Fuster y el inspector de Educación, Salvador Colomar. / àlex oltra

Los institutos formarán a los alumnos en las materias que demanden los empresarios para asegurarles un empleo tras los estudios

Ó. DE LA DUEÑAGANDIA.

La Federación de Asociaciones de Empresarios de la Safor (FAES), el Ayuntamiento de Gandia y la Generalitat se han unido para crear un plan de formación profesional en la Safor que se adapte a las necesidades de los sectores productivos.

La idea es establecer alianzas entre las mercantiles, el consistorio y Educación, con la idea de dar una respuesta rápida a las necesidades del tejido industrial y evitar que los jóvenes formados en la Safor tengan que marcharse a otras zonas.

Lo que se pretende es dar formación específica de un sector a los estudiantes de FP, de cualquier rama, como precisó la edil de Educación de Gandia, Carmen Fuster, que compareció junto al presidente de FAES, Miguel Todolí, y el inspector de Educación, Salvador Colomar.

El proyecto nace con la intención de estar activo hasta 2023 y será en enero de 2020 cuando se den a conocer todos los datos. Ahora, desde FAES está redactando informes de las necesidades de las empresas, pero para tener claro qué se va a hacer se puso un ejemplo.

Todo va encaminado a afrontar la «cuarta revolución industrial», dijo Fuster, «que ya está en marcha». Entienden que es necesario que los estudios vayan a la par de los avances tecnológicos que experimentan las empresas para que los estudiantes se incorporen al finalizar sus estudios.

«En el FP de Gandia se estudia Comercio, sería necesario que en estos cursos se dieran unas horas para instruir a los alumnos sobre las ventas de coches», indicaron. Esto es «flexibilizar» el sistema educativo con miras a ayudar a que los jóvenes encuentren trabajo en la Safor.

Todolí dijo que hay «trabajo en la Safor» y que las empresas se ven obligadas a buscar en otras zonas a personal cuando aquí en la Safor hay ciclos que se adaptan a las necesidades por sectores, pero «hay que flexibilizar» los planes de estudio para las industrias concretas.

Así, añadió Todolí, en la Safor son muy importantes industrias agro alimentarias, de servicios, turismo o comercio: «Hay estudios para todas estas áreas, pero ahora vamos buscar la fórmula de que en los planes de estudio se introduzcan unas horas a formar para la labor que realizan nuestras empresas».

Estos cambios curriculares irán de la mano de la Generalitat Valenciana. Colomar explicó que inspección educativa es la encargada de que se cumplan los planes de estudio y que un titulado pueda ejercer su labor tanto en la Safor como en otra comunidad autónoma.

Pero esto no quiere decir que las modificaciones sean fijas. Al contrario, la idea es que esta formación complementaria que se introducirá en los planes de estudio sea temporal: «Una vez que en un área, como el caso citado de comercio en el mundo del automóvil, se cubran los puestos de trabajo libres, se dejará de impartir y se podrá abordar otro sector productivo.

Fuster remarcó que esta iniciativa es pionera y que la FP de la Safor goza de prestigio en la Comunitat y tiene lazos internacionales con diversos programas. De hecho, el plan que quieren impulsar a tres bandas tiene como germen una prueba piloto que se hizo en el Tirant lo Blanc de Gandia. «Se introdujo formación en mecatrónica dentro de un programa europeo, para ampliar la formación en electricidad».