Espejo de 'germanor' fallera

Presentación de la falla Segon Mil·leni el mes pasado. / lp
Presentación de la falla Segon Mil·leni el mes pasado. / lp

Las comisiones de Xeraco ponen en valor la fiesta sin polémicas por ningún banderínLa Foguerà y Segon Mil·leni llevan dos décadas plantando monumentos, pero no existen ganadores de ningún premio

ROCÍO ESCRIHUELA XERACO.

En la capital de la Safor la fiesta de las Fallas no sólo se vive en Gandia, Tavernes y Oliva, también en Xeraco se celebran actos en honor a San José. En la pequeña localidad hay dos comisiones que disfrutan de las Fallas como en cualquier municipio de la Comunitat. Una fiesta de 'germanor' que mantiene unidas a La Foguerà y a Segon Mil·leni para seguir la tradición valenciana de una fiesta Patrimonio de la Humanidad.

Con presupuestos modestos disfrutan de la semana grande donde nada falta, y en los días previos hacen sus respectivas exaltaciones de las falleras mayores y de las reginas. Plantà del monumento grande e infantil, despertà, paellas, verbenas, ofrenda, misa el día 19. Actos multitudinarios para dos comisiones que organizan coordinadas los actos oficiales ante la ausencia de una junta local fallera, y donde reina el buen ambiente.

La Foguerà fue la primera que impulsó la fiesta en la localidad allá en el año 1998. La actual secretaria de la comisión, Cora Rubio, explicó a LAS PROVINCIAS que todo fue una propuesta de los vecinos de la calle San José que decidieron dar un paso adelante.

Las falleras y el presidente infantil de La Foguerà en el taller del artista.
Las falleras y el presidente infantil de La Foguerà en el taller del artista. / LP

«El primer año se hizo una falla con trastos y sillas viejas. Tuvo tanto éxito que se apuntó mucha gente y dos años después ya comenzamos a plantar un pequeño monumento», apunta Rubio. Con el tiempo han crecido tanto en infraestructuras como en números de falleros. Tienen un casal con cocina incluida y una carpa propiedad de la comisión. Todo ello con «cuotas modestas, pero hacemos un trabajo extraordinario».

Actualmente son 214 miembros que componen muchas familias completas y este ejercicio ostentan el cargo de falleras mayores Carla Vidal y Ainhoa Belchi. Destinan más de 5.000 euros de su presupuesto a los dos monumentos que a partir de mañana tomarán las calles de Xeraco. A lo largo del año, la actividad no se detiene, aunque los actos se intensifican cuando se va acercando el mes de marzo. Hacen festival infantil y celebran Halloween. Todo siempre con la colaboración del colectivo fallero que ha hecho posible plantar un monumento desde hace ya 21 años.

Mujer presidenta

En el lado opuesto del municipio se alza la falla Segon Mil·leni que como su nombre indica nació en el 2000. Al mando de esta comisión está una presidenta, Alejandra Romero, que a pesar de que las mujeres se han aupado ahora a este cargo, ella no es la primera de su comisión ya que en los inicios de la falla, una mujer ya ejerció de presidenta. Romero tomó el testigo tras un mandato de 8 años de un hombre. Las máximas representantes de este año son Cristina Esteve y la niña María Chaveli.

La presidenta detalla que la comisión la forman «más o menos 200 personas, sobre todo mucha juventud» y por ello se realizan actividades orientadas a este tipo de falleros todo por «seguir la tradición de actividades relacionadas con las Fallas». No falta el concurso de paellas que celebraron el pasado domingo, mientras que este fin de semana es el turno de la fideuà.

Tanto Rubio como Romero destacan que existen entre ambas buen ambiente, y de hecho, una falla invita a la otra a sus actos oficiales. También durante este semana una delegación de una comisión visita el casal de la otra, y viceversa.

El Ayuntamiento también colabora con una aportación económica de 1.700 euros para cada comisión. También optan a las subvenciones de la Generalitat que cada año tramita una falla y cuando llega la ayuda de 500 euros, la comisión encargada, que es quien recibe el dinero, reparte la mitad de la cuantía a la otra falla. Un gran ejemplo de 'germanor' que mantiene vivo el espíritu de las Fallas en Xeraco.