Un escape de gas en Gandia obliga a confinar a vecinos de un edificio y a cortar varias calles

R. ESCRIHUELA

gandia. Un escape de gas natural desató ayer a mediodía la alarma entre los vecinos de la calle Magistrado Catalá de Gandia y los alrededores. La rotura accidental de una de las tuberías principales obligó a confinar a los vecinos de un edificio cercano y a cortar el tráfico de vehículos y peatones por la zona afectada.

Según fuentes del Consorcio Provincial de Bomberos de Valencia, el aviso se recibió sobre las 12.20 horas del mediodía y hasta el lugar del incidente se desplazaron tres unidades del parque de bomberos de Gandia, quienes se encargaron de crear una zona de seguridad, así como de controlar el perímetro de acceso a esta zona peligrosa hasta la llega de los técnicos responsables del gas.

También varias patrullas de la Policía Local tuvieron que intervenir para la reordenación del tráfico en la zona y en los alrededores. La circulación quedó cortada al paso de vehículos durante varios minutos para evitar el paso de coches por la zona afectada, tanto por Magistrado Catalá como por la calle Tomás de Villanueva.

A pesar de la alerta desatada durante los primeros minutos del incidente, todo quedó rápidamente bajo control ya que los técnicos de la compañía del gas cortaron el suministro de manera inmediata.

Según indicó la Policía Local de Gandia en las redes sociales, el escape de gas se produjo accidentalmente por una máquina excavadora. Toda apunta a que las obras que se están realizando estos días en la zona para mejorar las aceras podrían haber provocado la rotura de la canalización y el escape de gas.