Una empresa destina 80.000 toneladas de restos de obra reciclados a hacer calles y polígonos

Planta de trituración de restos de construcciones, situada en la localidad de Ador. / lp
Planta de trituración de restos de construcciones, situada en la localidad de Ador. / lp

Una normativa europea obliga a partir de 2020 a reutilizar el 70% de las construcciones en nuevas edificaciones o en regenerar canteras

Ó. DE LA DUEÑAGANDIA.

Una empresa de Gandia ha dado el paso y ha apostado por reciclar el material de obra con el fin de destinarlo a nuevas construcciones y evitar que acabe en vertederos. Esto, sin duda, permite un ligero margen de ahorro en los costes de nuevas construcciones y, sobre todo, supone un verdadero alivio para el medio ambiente, al verse reducida la extracción de áridos de canteras en la comarca.

La mercantil Cadersa dispone de varias instalaciones, pero es en la localidad de Ador donde ha ubicado una planta de valorización de residuos de construcción, tanto de escombros como de arena o grava. La planta de recuperación está ubicada en el polígono y su actividad supera las 80.000 toneladas anuales en una superficie de 12.000 metros cuadrados.

De esta ingente cantidad, el 70% proviene de obras que realiza la constructora, demoliciones o reparaciones de vías públicas, mientras que el resto llega a través de otras empresas de construcción de la Safor o de comarcas cercanas. Todo este material es tratado en varios procesos, como estipula una normativa europea y el resultado son varios tipos de arena o grava, de distintos calibres que se pueden emplear en cualquier tipo de actuación.

Obra pública

Esta empresa es, además, adjudicataria también de obra pública, como otras muchas constructoras, y en sus actuaciones emplea el material recuperado, como indicó Roberto Boscá, gerente de la mercantil.

«El material reciclado se puede utilizar para todo tipo de actuaciones, desde tapar zanjas, cubrir conductos de agua o luz para que estén protegidos o realizar obras enteras», precisó el responsable.

En ese sentido, puso como ejemplo dos actuaciones realizadas «por completo» con material reciclado en la planta de valorización del polígono de Ador. Una de ellas es una calle nueva «que ha sido habilitada en la Ciutat del Transport de Gandia». En esta vía se han empleado toneladas de áridos y grava para crear el firme y tapar zanjas.

Los únicos materiales que no proceden del reciclaje han sido el asfalto y las baldosas de las aceras, como comentó Boscá. Otro de los ejemplos que puso el gerente de la mercantil de Gandia fue un plan de acción urbanístico en Palmera, donde se ha habilitado un polígono para poder crear parcelas y ubicar en una de ellas el nuevo colegio que ya está previsto.

En este sector se han depositado toneladas de materiales reciclados en la planta de Ador: «Es prácticamente todo reutilizado, tras el proceso de tratamiento, excepto los materiales finales».

Esta actividad es ya una realidad en la comarca de la Safor, pero a partir del próximo 2020 será una obligación en todos los territorios. Una Directiva de la Unión Europea establece que el 70% de los materiales resultantes del proceso de demolición de un edificio, casa o vía pública, deben ser tratados en plantas como la de Ador.

A todo esto, tanto la legislación estatal como el Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana contemplan dos destinos finales para los restos de obras recuperados en este tipo de plantas. El principal uso que se propone es la reutilización en nuevas actuaciones, con el fin de fomentar el reciclaje de áridos.

Pero otra parte fundamental se dedica a la regeneración de canteras o minas que han sido explotadas en las últimas décadas y que es necesario cubrir y reforestar para evitar la erosión del terreno.

Estos áridos también se destinan a otros fines. Cadersa, por ejemplo, mantiene un acuerdo con la Junta Local Fallera de Valencia para servir la arena necesaria para colocar los monumentos en la capital. Ahora han prorrogado el contrato. En Gandia también aportan el material necesario para la base de las fallas.

Más