El edil independiente de Oliva hace tambalear el cuatripartito a un año de las elecciones

David González junto a los ediles Yolanda Pastor (Projecte Ciutadans), Pepe Salazar (Gent d'Oliva) y Vicent Canet (Compromís). / r. escrihuela
David González junto a los ediles Yolanda Pastor (Projecte Ciutadans), Pepe Salazar (Gent d'Oliva) y Vicent Canet (Compromís). / r. escrihuela

El concejal Pepe Salazar rompe el pacto de gobierno y pone a disposición del alcalde su cargo al frente del área de Fiestas y Comercio

ROCÍO ESCRIHUELA OLIVA.

A menos de un año de que se celebren las próximas elecciones municipales, el gobierno de la Ciudad Condal se tambalea tras el anuncio de Gent d'Oliva de romper el pacto del cuatripartito por desavenencias en la gestión municipal estos últimos meses. Así lo anunció ayer la formación independiente que encabeza Pepe Salazar y que forma parte del ejecutivo con un único edil junto a cinco representantes de Compromís, cuatro de Projecte Ciutadans d'Oliva y uno de EU-Acord Ciutadà.

«La decisión está tomada y no hay vuelta atrás», apuntó ayer de manera contundente Salazar a LAS PROVINCIAS. Varias son las cuestiones que desde la formación política han apuntado como las principales causas de esta desvinculación del ejecutivo, pero principalmente acusan a la «mala gestión» de su socio de gobierno, Projecte Ciutadans d'Oliva.

Desde la formación que lidera Salazar señalan que «llevamos mucho tiempo sufriendo la mala gestión de Projecte Oliva con el edil Blai Peiró a la cabeza, y el resto de concejales de este grupo callando. Oliva no se lo merece». Acusan a esta formación de ser la culpable de «haber perdido subvenciones importantísimas, como la del polígono industrial, no llegar a tiempo de conceder subvenciones a nuestros deportistas y la limpieza del pueblo es un desastre, también la playa». Además, añaden en el comunicado, que «para rematar, estamos en julio y aún no hemos alcanzado un consenso para el presupuesto municipal de 2018». «Así no se puede funcionar», matizan.

«Son tantas las cosas que nos avergüenzan que no podemos continuar callando», indicó Salazar

Esta crisis ya es la segunda a la que tiene que hacer frente el Consistorio tras el abandono hace uno meses de la junta local de gobierno por parte de los cuatro concejales de Projecte Ciutadans d'Oliva. «El pacto de gobierno está roto desde octubre de 2017, y ahora está muerto y enterrado», apuntó Salazar, quien añadió que toma la decisión por la actitud de su socio del ejecutivo.

El edil mostró su enfado de manera contundente con la gestión de estos últimos meses y destacó que «son tantas las cosas que nos avergüenzan, y no podemos continuar callando. No estamos dispuestos a callar ni un minuto más».

Para Salazar, la gota que ha colmado el vaso ha sido la denuncia esta semana del PSPV por la aparición de restos fúnebres en un recinto junto al cementerio municipal, delegación que le corresponde a Projecte Ciutadans d'Oliva. «Lo que ha ocurrido en el cementerio es escandaloso, y todos no somos iguales y el pueblo no lo puede tolerar», manifestó el edil.

Salazar ha puesto a disposición del alcalde David González sus delegaciones de Fiestas y Comercio para que el primer edil decida, pero apuntó que «estoy dispuesto a lo que haga falta».

Consenso

Por su parte, González convocó ayer una reunión del grupo municipal de Compromís «para abordar esta crisis porque es un tema importante». El munícipe señaló que su partido «pondrá todo de su parte para que haya consenso, siempre basándonos en la estabilidad y gobernabilidad», aunque matizó que «el consenso no depende únicamente de uno», en alusión a que el ejecutivo de Oliva está formado por cuatro grupos partidos políticos.

El alcalde señaló que «a priori, si Salazar no quiere dejar sus competencias no nos planteamos quitarle las delegaciones porque entiendo que favorece la estabilidad». González señaló que lo ocurrido «no es una situación nueva para nosotros, pero negociaremos e intentaremos dar la máxima participación a los grupos para intentar finalizar la legislatura y sacar adelante los proyectos».

Entre las cuestiones que están pendientes destaca la aprobación de los presupuestos que «están en el aire y es el proyecto más importante que tenemos todos».

Desde Projecte Ciutadans d'Oliva, el edil Blai Peiró, lamentó que Salazar «cargue su decisión sólo contra nosotros». «Me parece un poco raro», matizó. El edil indicó que Salazar «tiene toda la libertad para irse pero no son motivos para cargar contra nosotros».

El concejal de Obras y Servicios apuntó que Gent d'Oliva fue la primera en romper el pacto por votar en contra de su grupo municipal y de Compromís cuando se planteó que todos los que tienen delegaciones tuvieran sueldo. Una decisión que llevó a Projecte Ciutadans d'Oliva a renunciar a las tenencias de alcaldía.

Peiró señaló que su partido dirige 12 delegaciones de «mucho trabajo» y que en su día las eligieron porque «queríamos trabajar por Oliva y asumimos concejalías importantes para ello». El edil, también añadió, que «somos un grupo fuerte con cuatro representantes, pero los presupuestos se negocian entre todos y Gent d'Oliva no puede con un único concejal maniatar al gobierno ni condicionarlo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos