La devoción a la Virgen del Carmen llena el Puerto

Un grupo de portadores trasladan la imagen de la Virgen del Carmen. / carola woodward
Un grupo de portadores trasladan la imagen de la Virgen del Carmen. / carola woodward

Centenares de personas asisten al acto histórico de las fiestas del Grau de Gandia en honor a sus patronas en la procesión marinera

IÑAKI LÓPEZGANDIA.

El día grande del Grau de Gandia llena sus calles de emoción para disfrutar de la procesión marinera en honor a la Virgen del Carmen, que como cada año reunió a centenares de personas en el Puerto de la capital de la Safor.

La patrona de los marineros salió al mar en una barca pesquera durante la noche de este martes, justo después de finalizar la misa solemne de las 19 horas en la iglesia de Sant Nicolau, un acto que también reunió a un buen número de personas en el templo del distrito marítimo.

La Virgen del Carmen estuvo acompañada por la Mare de Déu Blanqueta, otra de las imágenes de referencia de los vecinos del Grau de Gandia y de los profesionales del mar. Escoltadas ambas por decenas de embarcaciones que llenaban la zona del puerto de Gandia, todas con luces que daban al acto la solemnidad que merecía.

Los vecinos, turistas y curiosos no quisieron perderse uno de los actos más emblemáticos de la localidad y abarrotaron las calles del Grau. Ni en el puente que cruza el puerto ni en los miradores había espacio para un alfiler, ante la gran afluencia de personal

De regreso del mar, los marineros portaron a hombros las dos imágenes para continuar la procesión por las calles en compañía de los representantes del consistorio, de las cofradías y de las asociaciones locales. Como es tradición año tras año, fue el día más esperado por muchos habitantes del municipio pesquero, que coronaron sus fiestas con la emoción de ver sus calles engalanadas para recibir con honores a sus imágenes más representativas.

La procesión por el mar dota de singularidad al acto y da la importancia a la labor más icónica de este distrito, la pesca y los marineros.