Dos detenidos en Gandia por agredir a sus exparejas

Vehículos policiales estacionados ante la comisaría de Gandia. / lp
Vehículos policiales estacionados ante la comisaría de Gandia. / lp

La Policía Nacional acudió a los domicilios tras la alerta de los vecinos por los gritos y ambos arrestados han pasado a disposición judicial

R. ESCRIHUELAGANDIA.

La Policía Nacional ha detenido en Gandia durante este puente festivo a dos hombres por agredir presuntamente a sus exparejas. En ambos casos han sido los vecinos los que han alertado a los agentes para que acudieran a los respectivos domicilios tras escuchar las peleas.

En el primero de los casos los policías acudieron a una vivienda del barrio del Raval tras la alerta del 112 y allí pudieron escuchar los insultos desde la calle así como a una mujer que pedía auxilio. Los agentes se personaron rápidamente en la vivienda y encontraron a una pareja discutiendo en el interior. La víctima se dirigió a los agentes y les explicó que su expareja le había agredido con un palo en la espalda aunque aparentemente no presentaba lesiones.

La mujer indicó a los policías que el hombre era su pareja sentimental con quien había dejado de convivir dos días antes cuando se marchó del domicilio para pernoctar en un cajero de una entidad bancaria hasta que ese mismo día se personó en ese lugar y la amenazó para que regresara a casa. Cuando los agentes intentaron hablar con el agresor, este también amenazó a los policías con una barra y los insultó.

Tras estos hechos, los efectivos policiales lo detuvieron y lo trasladaron en el vehículo policial. El hombre, que ha pasado a disposición judicial, también propinó varias patadas a la mampara y a la ventana del vehículo policial durante su traslado.

La otra detención se produjo el sábado a mediodía cuando varios testigos alertaron de que una pareja estaba discutiendo en la calle en presencia de una menor y el hombre había empujado a la mujer. Cuando acudió la policía, la víctima explicó a los agentes que el hombre era su expareja y padre de la niña, además de relatar que tenía que haberle entregado el martes a la menor.

Un hecho que no se había producido y por el que ya había presentado denuncia en Madrid, lugar donde reside. Al parecer, la hija tenía que viajar con la madre a Ecuador, pero no pudieron marcharse ya que el padre no había acudido. La víctima también denunció los continuos insultos del padre de su hija, quien además le había amenazado con quitársela. El presunto agresor ha pasado a disposición judicial.