Un depósito de agua dará servicio a los vecinos de Bellreguard y Guardamar

REDACCIÓN

gandia. Los gobiernos de Guardamar y Bellreguard han alcanzado un convenio de colaboración que impulsará la construcción de un depósito regulador del agua junto el pozo que ambos municipios comparten. Con ello, empieza a ver la luz un proyecto en el que Bellreguard y Guardamar llevan años trabajando conjuntamente y que va dirigido a garantizar para el futuro el abastecimiento y la calidad del agua potable.

El depósito se construirá junto a la actual perforación que, desde hace casi 15 años, abastece tanto a la playa de Bellreguard como al pueblo y la playa de Guardamar. La actual normativa obliga a dotar a los pozos de un depósito de estas características, en el que se van a invertir 226.064,30 euros en su construcción. De esa cantidad, el Ayuntamiento de Bellreguard se hace cargo de aportar el 67,7%, el de Guardamar, del 32,3% restante.

La firma del convenio da, por tanto, luz verde a la materialización de esta obra «largamente esperada» y que, además, en el caso de Bellreguard ha sido posible gracias a la remunicipalización del servicio de abastecimiento de agua potable, según explica el alcalde, Àlex Ruiz.

De hecho, ha añadido el munícep, el nuevo depósito permite profundizar en «uno de los compromisos adquiridos cuando se municipalizar el servicio, que era el de ofrecer el mejor servicio posible de agua potable, dado que esta es una cuestión de sanidad pública».

Por su parte, la ya exalcaldesa de Guardamar de la Safor, Rosana Seguí, ha puesto de relieve la «necesidad» de emprender la construcción del depósito, dado que «el pozo no reunía las condiciones necesarias para garantizar el abastecimiento de agua de calidad «de cara al futuro». Recalcó la materialización de esta infraestructura permite a Guardamar ser autosuficiente en materia de disponibilidad de agua.