El curso arranca con más de 400 alumnos en barracones a la espera de dos nuevos colegios

El director del Cervantes, Paco Sansaloni, enseña al gobierno de Gandia el centro, tras abandonar este año los barracones. / àlex oltra
El director del Cervantes, Paco Sansaloni, enseña al gobierno de Gandia el centro, tras abandonar este año los barracones. / àlex oltra

Los estudiantes del Cervantes de Gandia estrenan edificio, mientras que en Les Foies y en La Font siguen en aulas prefabricadas

ROCÍO ESCRIHUELAGANDIA.

Más de 400 niños de la Safor regresaron ayer a los barracones de los colegios de la comarca. El curso empezó con 150 estudiantes en aulas prefabricadas en el colegio Les Foies de Gandia y con más de 250 alumnos en el Francesc Carròs de La Font d'en Carròs. Dos centros que esperan un nuevo edificio, los primeros para tener el colegio que nunca han tenido porque siempre han estado en barracones, mientras que en la Font están de paso tras tener que salir de manera urgente del viejo colegio.

En Les Foies confían en que gracias al plan Edificant por fin puedan tener un colegio en las mismas condiciones que todos los demás estudiantes tras más de una década de reivindicaciones. De momento, la Conselleria de Educación ya ha dado luz verde a la nueva construcción que tendrá una inversión de más de cuatro millones de euros.

En aulas prefabricadas se mantendrán al menos durante este curso y el próximo los alumnos del Francesc Carròs. Dos años en los que está previsto que se construya el nuevo centro educativo que ha iniciado las obras este mismo mes y ya comienza a ser una realidad tras tener que trasladar a los estudiantes a mediados del curso pasado.

En cambio, quienes han abandonado este curso escolar las aulas prefabricadas han sido los estudiantes del colegio Cervantes de Gandia que tras pasar tres cursos fuera del edificio regresaron ayer a un recinto completamente nuevo y ubicado en el mismo solar donde estaba el anterior centro.

Satisfacción en la comunidad educativa en un comienzo de curso que llega a este centro con un aumento de matriculaciones gracias a las nuevas instalaciones. Así lo apuntó ayer el director del Cervantes, Paco Sansaloni, que presumió de tener «el colegio más nuevo de toda Gandia». Sansaloni afirmó que ha valido la pena la espera de tres años en barracones para tener un «colegio al 100%» y donde no han estado tanto tiempo en aulas prefabricadas como otros centros.

Más profesores

El director del Cervantes también se mostró satisfecho porque con la inauguración del centro han podido recuperar «de golpe» cuatro profesores que son los que la conselleria les eliminó durante los años que estuvieron en barracones.

Una satisfacción compartida por los ediles del gobierno de Gandia que acudieron ayer a visitar el colegio en el primer día de curso. Diana Morant destacó que el de ayer era un «día muy importante por la apuesta en este centro que ha mejorado las infraestructuras para dar más confortabilidad» tanto a alumnos como a los profesores que son el «motor de la educación pública».

Por su parte, la edil de Educación, Carmen Fuster, informó que el curso se inició en la capital de la Safor con «total normalidad» con 11.028 alumnos matriculados que se dividen en 439 en la red de escoletes municipales, 1.851 en Infantil, 4.330 en Primaria, 3.413 en ESO y 995 en Bachillerato.

La concejal destacó la labor previa de los equipos directivos que «han trabajado mucho para que esta jornada se desarrollara sin contratiempos y todo el profesorado ya está trabajando de manera normal».

En Oliva también hubo «normalidad absoluta» en la vuelta al cole, como apuntó la edil de Educación, Maria Josep Llorens. La concejal señaló que el curso arranca con «nuevas ilusiones y con nuevos proyectos por parte del profesorado de Infantil». En esta nueva etapa, Llorens avanzó que, entre otras muchas cosas, pretende conectar «educación y medio ambiente para poner en valor lo que tenemos, cuidarlo y mejorarlo y concienciar a los alumnos de que hay que cuidar el medio ambiente».

Llorens destacó la «oportunidad» que con la EPA, que ya ha abierto la matrícula, tienen aquellas personas que por sus circunstancias no pudieron terminar la ESO y que ahora además de aprender pueden sociabilizar con las opciones más lúdicas que presentan.

La edil de Educación insistió en seguir trabajando para aprovechar la inversión del Consell con Edificant.

Más