Los críticos del PP rechazan entrar en el comité comarcal y desafían al partido

La comarcal en la que Salvador Enguix dejó el cargo. / lp
La comarcal en la que Salvador Enguix dejó el cargo. / lp

La reunión de la formación acaba en un «griterío» , donde los portavoces más beligerantes anuncian una queja oficial a Valencia por la elección de Barber

Ó. DE LA DUEÑA BENIFLÀ.

El sector más crítico del Partido Popular de la Safor ha desafiado a la dirección provincial. La animadversión de algunos ediles y portavoces hacia el secretario general en la comarca, Guillermo Barber, cristalizará en la remisión de una queja formal a la gestora provincial, máximo órgano en este momento, para protestar por su llegada al cargo, como apuntaron algunos concejales.

Barber ha asumido las labores de presidente tras la salida de Salvador Enguix, que dejó el cargo en la última reunión. El relevo ha sentado más mal que bien entre algunos dirigentes de la comarca y ha hecho aflorar viejas rencillas. La falta de entendimiento entre populares de Gandia y del resto de la comarca ha sido una constante en las últimas legislaturas.

Para limar asperezas, en la reunión se propuso crear un comité comarcal, un órgano de apoyo a la directiva, con la intención de aunar sensibilidades. La facción más beligerante se opuso. De hecho, en la reunión de este miércoles todo fueron reproches y salieron a la luz hechos de hace años, como el nombramiento de Barber para diputado provincial.

Los populares de la Safor se reunieron tras las elecciones de 2015 y votaron a quién querían de representante en el Palacio de Batlía. El ganador fue Óscar Gamazo, pero el partido optó por Barber, que quedó segundo. Lo cierto es que la votación no era vinculante. Esto hizo mella en la comarca, ya que Gamazo, ahora diputado en el Congreso, contaba con el apoyo de casi todos los municipios.

El malestar ha ido en aumento en los últimos años y las posiciones se han enconado. La llegada a la Diputación ha convertido a Barber en el blanco de todas las dianas en la Safor y parece que sólo pesa aquella designación, quedando la rivalidad con Gandia en un segundo plano.

En la sesión se llegó a escuchar: «No es nada personal, pero si otra persona hubiera relevado a Enguix no pasaría nada». La reunión sólo tuvo un punto del día: organización del partido. Intervinieron casi todos los presentes. El «griterio» hacía casi imposible escuchar algunas de las intervenciones, indicaron todas las partes.

«Hacer política»

Algunos de los ediles fueron más tibios y, aunque tuvieron quejas para los dos sectores, resaltaron que por fin «en una comarcal se va a hablar y hacer política», tras años de «falta de actividad». Pero otros cargaron las tintas contra Barber y Pepe Todolí, responsable de la formación en Oliva y representante de la gestora provincial en este cónclave.

Algunos de los asitentes reprocharon que la provincial haya dejado en manos de Barber la comarca, a lo que Todolí respondió que se han seguido los «estatutos a pies juntillas». Pero esto no sirvió a la anfitriona, Amparo Palau, o a Tere Català, edil en Palma y una de las voces disonantes en la Safor. Afirmaron en el acto que redactará una carta, a modo de queja, y la remitirán a Valencia, donde firmarán todos aquellos que no aceptan a Barber.

 

Fotos

Vídeos