El Consell escoge Gandia para iniciar un plan de fomento de la hospitalidad y atención al turista

Una reunión de la Mesa de Turismo de Gandia celebrada en el Ayuntamiento. / àlex oltra
Una reunión de la Mesa de Turismo de Gandia celebrada en el Ayuntamiento. / àlex oltra

Más de cien profesionales de hostelería, comercio y seguridad comienzan su formación con el fin de garantizar la mejor atención a los visitantes

Ó. DE LA DUEÑA

El gobierno de Gandia, de la mano del Consell, formará a todos los estamentos comerciales y de servicios de la ciudad en hospitalidad. La idea es rescatar esta virtud «propia» del carácter mediterráno con el fin de tratar mejor a los turistas y que se sientan en su propia casa cada vez que entren a un hotel, un restaurante o un camping, pero también cuando hablen con un Policía Local o sean atendidos en cualquier comercio.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant anunció ayer la iniciativa en la que desde hoy participan más de 100 personas de distintos sectores y en la que se prevé que entren muchos más profesionales n en los próximos meses. Morant dio a conocer el plan acompañada por Javier González, representante de 'Turisme Comunitat Valenciana' y la coordinadora del proyecto 'Hospitalitat Mediterrània', Mavi Franco, para anunciar las próximas acciones de este programa que se desarrollarán en ciudad.

Este programa fue presentado el año pasado en el Campus de Gandia de la UPV por el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, y también fue dado a conocer en la Mesa de Turismo, donde se propuso que Gandia fuera una de las pocas ciudades piloto donde poner en marcha la iniciativa de la misma manera que ya ha sucedido con el programa para combatir el alquiler ilegal de apartamentos turísticos, el programa Alter Eco y del Plan de Playas Inteligentes de la Comunitat.

Ley de Turismo y Ocio

'Hospitalitat Mediterrània' es un proyecto que ha impulsado 'Turisme Comunitat Valenciana', tras la aprobación de la nueva Ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad, para difundir entre los profesionales del sector y la ciudadanía los valores mediterráneos y las características singulares y únicas de nuestra manera de ser y acoger a los que visitan la ciudad.

«Somos un pueblo abierto, positivo, inclusivo, tolerante y alegre. Somos gente hospitalaria y así lo queremos transmitir a nuestro turista. Queremos ser recordados y reconocidos como un destino amable y queremos marcar la diferencia entre otras ciudades turísticas. La hospitalidad es una herramienta de fidelización turística», dijo Morant.

Gandia ya ha realizado dos talleres formativos y cuatro jornadas de sensibilización. Dentro de esta línea de trabajo, el proyecto continúa a partir de hoy con ocho talleres totalmente gratuitos donde ya se han inscrito más de 100 participantes aunque las previsiones estiman un aumento considerable de participación.

Estos talleres están dirigidos a los profesionales del sector turístico, como hosteleros, alojamientos turísticos, trabajadores de museos, guías turísticos, miembros del Sicted, y también a funcionarios como agentes de la Policía Local, etcétera.

Hay inscritos ya 27 hosteleros; 22 trabajadores de los centros culturales integrados en la Red de Espacios Culturales de Gandia (CHEQUE) y guías de refugios; 15, entre trabajadores del Club Náutico y empresas de ocio náutico; 43 trabajadores del sector alojamiento (apartamentos, campings y hoteles); 10 SICTED; y 20 policías locales.

«Detalles y cariño»

«En estos talleres se remarcará que la hospitalidad no es una ornamentación, sino un fundamento» explicó Morant, que puso como ejemplos «ser detallista y recibir cariñosamente al turista que se aloja en un hotel, con un zumo de naranja recién exprimido al llegar».

Cada taller tiene tres partes. La primera es incidir en que nos hace atractivos como destino turístico. Se habla de gastronomía, cultura, playas, buen tiempo o las costumbres. «En la segunda, se abordan los valores de la hospitalidad: autenticidad, innovación, alegría, inclusividad, confianza, sostenibilidad, somos detallistas. La última profundiza en las oportunidades de cómo poner en práctica estas costumbres donde trabaja cada valor.

Tanto Franco como González fijaron algunas de las claves básicas para los locales: Ofrecer servicios gratuitos que hagan la estancia más fácil a los turistas, como ofrecer la Fideuà de Gandia, la auténtica; wifi gratuita; dispositivos para cargar el móvil a disposición de los clientes; recibir siempre con una sonrisa al cliente; mostrar que Gandia es una ciudad tolerante, aceptado a todas las personas o incluso aprender el nombre de un cliente habitual o si toma azúcar o no con el café.