El capitán de la Guardia Civil destaca la actuación de los agentes para evitar víctimas en el incendio

Agentes de la Guardia Civil de Gandia, en el izado de la bandera de España. / lp
Agentes de la Guardia Civil de Gandia, en el izado de la bandera de España. / lp

El responsable de la comandancia de Gandia resalta la labor de la Benemérita para ayudar a la ciudadanía y evitar conflictos

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

La Guardia Civil celebró ayer en toda la comarca el día de su patrona: la Virgen del Pilar. Fueron muchos los actos que se organizaron, tanto en Gandia como en Oliva, Tavernes, Oliva, Xeresa o Villalonga para conmemorar esta jornada. En la capital de la Safor la afluencia a la Casa Cuartel fue masiva.

En Gandia se entregaron condecoraciones a varios efectivos, pero todos los presentes tuvieron un especial recuerdo para la labor que llevaron a cabo los agentes de la Guardia Civil durante los días del incendio de Llutxent, que arrasó mil hectáreas del distrito de montaña de Marxuquera.

El capital de la compañía de Gandia, Juan Carlos Pozo, destacó la labor de estos efectivos ya que muchos «abandonaron sus vacaciones para participar en el dispositivo». El responsable del cuartel de Gandia destacó el papel que juega este cuerpo en momentos como el del incendio.

Pozo dijo que la Guardia Civil es un «cuerpo militar», alejado de la política, que se debe a «la ciudadanía», además de intentar evitar conflictos. De hecho puso como ejemplo las labores realizadas en Marxuquera en agosto, al entender que tanto la Benemérita como Policía Nacional y Local fueron claves para ayudar en el desalojo de los vecinos y evitar así males mayores.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, coincidió con Pozo y dedicó buena parte de su discurso a alabar la tarea de este cuerpo durante el incendio de agosto. Morant dijo que la colaboración de este cuerpo fue fundamental para evitar alguna víctima. El acto celebrado en Oliva reunió también a decenas de personas. El teniente, Juan Luis Fernández, destacó la labor que realiza el cuerpo para prevenir delitos y para solucionar todo tipo de actos vandálicos.

En Oliva estuvieron representantes de los gobierno de la ciudad, de La Font y de otras poblaciones cercanas. En Villalonga y Xeresa, los cuarteles también tuvieron su momento para honrar a la Virgen del Pilar. En ambas poblaciones, la presencia de vecinos y amigos de los efectivos fue masiva.

En Tavernes, por su parte, el parlamento del teniente, Juan Carlos Rodríguez, versó hacia el sentimiento de ser español y «la capacidad de disfrutar de toda la diversidad que ofrece españa». Hizo un alegato a la unidad de España y agradeció el trabajo de la unidad de Policía Judicial, que dejará de estar en Tavernes para emplazarse en Gandia, desde donde centrarán sus acciones.

En Gandia hubo condecoraciones. Se reconoció la labor de Juan Antonio Vélez, Andrés Carbonell, Joaquín Moja y José Miguel García. Todos con el distintivo de la Orden Mérito del cuerpo. Se entregó la Cruz de Constancia a José Luis Tierra y José Miguel García del Caño. Por otro lado, en Valencia, el cabo de la Guardia Civil de Tráfico de Gandia Francisco Rubio recibió la Medalla al Mérito de la Seguridad Vial con distintivo azul por su trayectoria profesional con 38 años de servicio en la Guardia Civil de Tráfico.

Durante este tiempo, Rubio ha participado en nueve operativos de la Vuelta Ciclista a la Comunitat Valenciana y ha auxiliado a un gran número de víctimas de accidentes de tráfico.

El cabo recibió la condecoración en el acto central de la festividad de la patrona de la Guardia Civil tras una misa celebrada en el acuartelamiento de Cantarranas en Valencia.

 

Fotos

Vídeos