Caminante no hay camino, se hace camino al andar

Participantes en la caminata saludable organizada en las actividades de la Fira dels Majors. / c. woodward
Participantes en la caminata saludable organizada en las actividades de la Fira dels Majors. / c. woodward

ROCÍO ESCRIHUELA GANDIA.

El área de Salud de Gandia y los departamentos de Salud Pública y Deportes del Ayuntamiento han estrenado hace un mes el programa 'Entrenant salut' con el objetivo de crear hábitos saludables entre la población con problemas cardiovasculares o elevados índices de colesterol.

La iniciativa impulsada por el Consistorio surge con la colaboración del departamento de Atención Primaria de los centros de salud de la ciudad. Bajo prescripción médica grupos de 50 personas participan en este programa piloto que pretende mejorar la salud de los pacientes, ha explicado la edil de Políticas Saludables, Liduvina Gil. Los facultativos optan por dejar de lado los medicamentos y 'recetan' realizar ejercicio físico. Se trata de incentivar a personas de cierta edad a realizar un poco de deporte, pero que sea accesible para su edad. Son principalmente pacientes con índices elevados de colesterol, sobrepeso o diabetes.

Para fomentar estos paseos que se enmarcan dentro de las políticas iniciadas por el Consistorio como municipio con la distinción de Gandia como Ciudad Saludable, los responsables del programa han creado tres rutas diferentes que parten a diario desde los barrios de Roís de Corella, Corea y el Grau. Además, se han organizado en diferentes horarios, un grupo de mañana y otro de tarde para que los pacientes puedan tener un horario flexible y adaptarlo a sus necesidades y no dejen de lado el hábito del deporte.

Participan en cada ruta un grupo de medio centenar de personas que salen a caminar acompañados de un monitor del servicio municipal de Deportes que también les aconseja según sus necesidades o características personales. Además, la sesión de caminata se completa con ejercicios físicos de estiramientos al final de casa entrenamiento o un calentamiento previo. También, en ocasiones hacen uso de los parques de calistenia que hay en varias zonas de la ciudad para realizar otras actividades con las máquinas.

Según explicó la concejal de Políticas Saludables, a los tres meses de la puesta en marcha del programa se realizará a los participantes una revisión médica para comprobar la evolución de la actividad física en las personas, y a los seis meses, fecha en la que finalizará el programa se someterán a un chequeo exhaustivo. Además, las actividades se implementarán después con otros deportes como la natación o el yoga en función de las necesidades de los pacientes.

La concejal se mostró satisfecha con los resultados de este programa pionero, no por la evolución, ya que todavía es pronto para tener una valoración de los especialistas sanitarios, sino por la buena acogida que ha tenido entre los pacientes, quienes la mayoría no realizaban antes ningún tipo de ejercicio.