Un cambio en la ley obliga a aplazar la apertura del Espai Muralles de Gandia

Interior del Espai Muralles, donde se conserva la base de un torreón y el puente que unía el Raval con la villa. / ó. de la dueña
Interior del Espai Muralles, donde se conserva la base de un torreón y el puente que unía el Raval con la villa. / ó. de la dueña

Los funcionarios sugieren que se licite la adquisición de los cristales que cerrarán el recinto en lugar de efectuar una compra directa con 12.000 euros

Ó. DE LA DUEÑAGANDIA.

La apertura del Espai Muralles de Gandia tendrá que esperar semanas o quizá hasta el próximo mes de septiembre. Este recinto está ubicado bajo el primer tramo del Paseo de las Germanías y en él quedan restos de las murallas que protegieron la Ciudad Ducal durante siglos.

Unos cambios en la Ley de Contratación han impedido que el gobierno de Gandia acabara el proyecto para antes de las elecciones locales como estaba previsto. La intención del área de Gestión Responsable del Territorio es colocar dos cristales de seguridad para proteger el recinto, además de una puerta de acceso, también transparente.

El acceso al Espai Muralles está junto a la rampa del aparcamiento del Centre Històric. Desde la entrada por donde acceden los vehículos desde el paseo, se pueden ver los restos de la muralla de Gandia, del siglo XIII. Tras la construcción de este parking soterrado el recinto está cerrado por unas vallas, lo que permite la entrada de suciedad e incluso de indigentes durante los meses más duros del invierno.

El ejecutivo prevé abrir el recinto en septiembre y mostrar paneles sobre las etapas de la construcción

La intención es ubicar amplias cristaleras que permitan observar lo que hay en el interior, una vez que esté todo iluminado y cuando se coloquen placas explicativas y las maquetas sobre cómo era la ciudad durante el Medievo.

La contratación de estas grandes placas de cristal tiene un coste de 12.000 euros y los funcionarios del Ayuntamiento de Gandia han recomendado que se licite el proyecto, es decir, que se saque a concurso la adquisición, descartando así un contrato menor.

Hasta el momento, los encargos de menos de 18.000 euros se han realizado de forma directa por parte del equipo de gobierno. Así estaba contemplado en este proyecto, pero finalmente no ha sido posible. Por ello, se confiaba que la actuación estuviera acabada para el pasado mes de mayo.

En estos momentos, está en marcha la fase de licitación, por lo que el edil Xavi Ròdenas entiende que las obras podrán comenzar en unas semanas si todo va bien o en septiembre, ya que el mes de agosto suele ser inhábil.

El gobierno impulsó hace meses la puesta en marcha de esta sala para interpretar mejor la historia de la ciudad y poner en valor como reclamo turístico y cultural las construcciones medievales que todavía se conservan.

Por lo tanto, a ambos lados de la rampa habrá cristales y una puerta de acceso en la parte de abajo. Desde fuera se podrán ver los restos de muralla, entre ellos el puente que unía el Raval con la Villa y otros tramos del muro. Se colocarán otros recursos como maquetas, un vídeo explicativo, una decena de focos y otros tantos paneles, que detallarán las diferentes etapas de la ciudad.