Bomberos reclaman a vecinos de Monterreal que limpien parcelas por el riesgo de incendio

Viviendas de la urbanización Monterreal de El Real de Gandia, rodeadas de abundante masa forestal. / lp
Viviendas de la urbanización Monterreal de El Real de Gandia, rodeadas de abundante masa forestal. / lp

Dos escritos alertan de la necesidad de retirar maleza para prevenir fuegos tanto de terrenos públicos como de las parcelas privadas

I. LÓPEZEL REAL DE GANDIA.

Dos documentos de los Bomberos dejan clara la necesidad de retirar la maleza y de adecentar la masa forestal tanto de las parcelas privadas como de los alrededores de la urbanización Monterreal. Los escritos hacen especial hincapié en la necesidad de que los propietarios de los chalé tengan la vegetación y zonas verdes de sus parcelas en las mejores condiciones posibles para que ante un eventual fuego, las llamas pasen de largo y no se propaguen en su interior.

Los efectivos del parque de bomberos de Gandia y de Oliva recomiendan a los vecinos de los más de 60 chalés que se ubican en la urbanización una mayor concienciación ante el peligro real de que pueda ocurrir una catástrofe forestal en sus inmediaciones.

Estas autoridades alertaron en el último documento sobre la escasa participación de los vecinos en estas iniciativas, llegando a ser «tan solo cuatro habitantes los que acudieron». En ellas se llevaban a cabo diferentes explicaciones para concienciar a todos los vecinos de los peligros que existen en la zona en la que viven por la gran masa forestal que les rodea y por las condiciones en las que los propietarios mantienen sus parcelas.

Vegetación descuidada

Se acumula tanto en la zona de suelo público como en las propias casas una vegetación descuidada, árboles de grandes dimensiones en mal estado con unas alturas por encima de lo recomendado y una gran cantidad de maleza. Todo ello conlleva, según expresan los dos escritos, un riesgo elevado de que se produzca un incendio. Por lo que, para evitarlo, las charlas de concienciación y de prevención de esta catástrofe fue la primera medida que adoptó tanto el Ayuntamiento de El Real de Gandia como los Bomberos.

El objetivo fue que los vecinos mantuvieran sus zonas verdes en las condiciones que se detallaron en estos encuentros, que las mantuvieran limpias, que retiraran la maleza y que podaran lo necesario. Esta es la responsabilidad de cada propietario y «ayuda a que un posible incendio no se propagara al interior de las viviendas ni se extinguiera de forma rápida», según detallan los documentos.

Esta responsabilidad que cada vecino debería adquirir con la vegetación de sus casas va acorde a las labores que lleva a cabo el consistorio del municipio. El alcalde de El Real de Gandia, Gustavo Mascarell, explicó a LAS PROVINCIAS que se llevan a cabo «trabajos de adecuación del territorio por parte de las brigadas de la Diputación».

El edil explicó que estos grupos de trabajo «desarrollan su actividad en los alrededores de la urbanización Monterreal de una manera intermitente pero efectiva, ya que diariamente tienen emergencias que atender en otras localizaciones y no pueden instalarse en una sola ubicación por un tiempo prolongado».

Añadió que estas brigadas que trabajan en la zona forman parte de la Diputación «porque es la Conselleria la encargada de la prevención de los incendios y la exigencia del consistorio es pedirle a esta institución su ayuda al ser conscientes de que los medios de los que disponemos en El Real no son los suficientes para garantizar la limpieza de este bosque y así prevenir una posible desgracia forestal».

Actuaciones puntuales

Al ser las actuaciones de las brigadas intermitentes, el ejecutivo admite que la zona boscosa «no está como debería y se podría hacer más» y aseguró que el Ayuntamiento «no ha podido dar más de sí de lo que ya han realizado por las posibilidades y medios que tenemos». Ante eso, el trámite es el que Mascarell llevó a cabo solicitando la presencia y la ayuda extra de las brigadas forestales de la Diputación.

Además, el concejal socialista advirtió de que el Plan de Emergencia ante incendios «se mantiene vigente en la localidad y se sigue paso a paso». Lamenta también que las instituciones «intenten mantener una comunicación directa y constante con los vecinos de la zona mediante las charlas de concienciación» y que en los últimos cuatro años «tan solo hayan acudido tres o cuatro vecinos de los más de 100 que viven allí».

Tanto los Bomberos como el Ayuntamiento dejaron constancia de que el trabajo para prevenir un posible incendio corre a cargo tanto de la administración pública del bosque como de las condiciones en las que mantengan los propietarios la vegetación de sus parcelas.

Tanto los Bomberos como el Ayuntamiento dejaron constancia de que el trabajo para prevenir un posible incendio corre a cargo tanto de la parte pública del bosque como de las condiciones en las que mantengan los propietarios la vegetación de sus parcelas.