Una animación contra las drogas gana Cortoons

Premiados en Cosplay, junto al director del festival, Alessandro d'Urso, primero por la derecha. / n.frances
Premiados en Cosplay, junto al director del festival, Alessandro d'Urso, primero por la derecha. / n.frances

Khris Cembe se hace con el premio a la pieza española y Marí Munero aporta la mejor obra elaborada en la Comunitat

Ó. DE LA DUEÑA GANDIA.

El corto 'Soy una tumba' de Khris Cembe se llevó el premio de Mejor Corto Español en el XV Festival Internacional de Cortometrajes de Animación, que ha tenido lugar en Gandia entre el 4 y el 7 de abril. La pieza no lo ha tenido fácil, ya que ha competido en concurso con más de 64 obras animadas.

Todas ella pasaron un corte previo, al que se presentaron más de 1.400 películas de animacion. Cembe nació en Madrid y reside en Barcelona. Comenzó su trayectoria en la exitosa serie Cálico Electrónico. En su palmarés cuenta con varios premios: fue responsable del desarrollo visual y animación de Birdboy, obra ganadora del Premio Goya 2012.

Este mismo año, en la gala de los premios del cine español fue finalista con su último trabajo. Cembe se ha adjudicado uno de los galardones más preciados de Cortoons, el mejor corto español. Lo ha hecho con la obra 'Soy una tumba', una pieza que abarca el daño que hacen las drogas y el narcotráfico en miles de familias.

En el corto se cuenta la historia de un joven que observa cada noche como su padre descarga tabaco de contrabando, hasta que un día el producto con el que trafica su progenitor deja de ser el tabaco. La obra ha gustado al jurado, que ha valorado tando la calidad de la producción, como el cuidado de Cembe en la elaboración y, sin duda, el tema que aborda, donde pone de manifiesto que muchos pequeños son víctimas de malas acciones de sus progenitores.

Pero en el certamen se han repartido otros seis premios «todos igual de importantes», como relató Alessandro d'Urso, director. El mejor internacional de 1 a 4 minutos fue para 'Voices of Peace. Victims', de los venezolanos Carlos Zerpa y Beltrán Pérez. El galardón al corto de 4 a 20 minutos recayó en la francesa Ines Seda, con 'Love he said', que cuenta la vida de un poeta punk en el San Franciso de los años 70. El mejor corto de la Comunitat fue para la valenciana María Manero Muro, con la obra 'Patcwork'. Cuenta la historia de Loly, que necesita someterese a un transplante de hígado.

Las escuelas de animación han tenido una importante presencia. En el apartado que premia al corto realizado por estudiantes ha ganado el japonés Tomoki Misato, con la obra My littel gat. El festival ha contado con 87 países participantes. Uno de ellos, Reino Unido se llevó el premio al Mejor Corto Europeo. La obra de Simon P. Biggs 'Widdershins'. Finalmente el premio a la mejor dirección artística fue para 'Muedra', de Césa Díaz Menéndez.