Álvaro Pons sostiene en Gandia que el cómic es una herramienta de análisis social

Ó. DE LA DUEÑA

El experto Álvaro Pons, coordinador del curso 'El cómic como testimonio: los derechos humanos en el cómic', sostiene que este tipo de arte es una herramienta de análisis social, con la que se conocen los avances o retrocesos que experimenta una comunidad.

El curso sobre el cómic, que arranco ayer en la Universitat d'Estiu de Gandia, pretende plantear cómo a través de las obras del llamado noveno arte «nos podemos acercar a entender la realidad social y, como no, los derechos humanos, protagonistas de esta edición de la UEG».

Para Pons hablar de cómic social resulta, posiblemente, inadecuado porqué «el cómic siempre ha estado presente en el análisis de la sociedad, la interpreta e intenta plantear respuestas a los interrogantes o retos que se plantean en cada momento. Posiblemente, el concepto de cómic social nace de nuestro interés de darle respetabilidad al cómic».

En el curso se han analizado ejemplos prácticos como el caso de la profesora Adela Mas, que ha analizado la representación de las niñas sexuadas, o Pepo Pérez, quién ha hablado de la imagen que se da en los cómics de las guerras. Además, hoy los alumnos recibirán la visita de Pedro Riera autor del cómic 'El coche de Intsiar', quién ha plasmado en cómic sus vivencias en Yemen.

Este curso está organizado desde el Aula del cómic, creada recientemente en la Universitat de València. Una iniciativa muy singular, ya que se trata del primer aula de toda España que nace con el apoyo Cátedra de Estudios del Cómic Fundación SM-UV.