Almiserà redacta su primer Plan Forestal para proteger de incendios cuarenta chalés

Algunas de las viviendas y zonas deportivas de la urbanización Montevernissa de Almiserà. / lp
Algunas de las viviendas y zonas deportivas de la urbanización Montevernissa de Almiserà. / lp

El documento plantea trabajos de prevención para diez años entre los que destacan la creación de cortafuegos y más hidrantes en el municipio

Ó. DE LA DUEÑAALMISERÀ.

El Ayuntamiento de Almiserà ultima su primer Plan Forestal con la intención de proteger todo sus parajes naturales y sus zonas urbanas, entre ellas la urbanización Montevernissa, donde más de 40 chalés están rodeados de masa arbórea y sus vecinos llevan más de una década reclamando una guía de actuación ante un posible fuego.

El documento está ya realizado y traza una hoja de ruta, a diez años, para dar solución a muchos problemas derivados de la falta de mantenimiento de los últimos años, como indicó el alcalde de Almiserà, Pau Canet. El primer edil explicó que su gobierno (Compromís y PSPV) ha estado trabajando estos meses en este informe.

«Era una urgencia y ha sido uno de los primeros temas en los que hemos trabajado durante los meses que llevamos de legislatura», precisó el concejal nacionalista. Canet comentó que plan se ha llevado a cabo siguiendo las directrices del Consell y que ha sido redactado por el técnico municipal: «Ahora sólo esperamos el visto bueno del Gobierno valenciano».

Respuesta ante el fuego

El documento establece una serie de trabajos y actuaciones tanto para prevenir fuegos en la montaña o cerca del casco urbano, como para adquirir capacidad de respuesta ante un fuego. El alcalde recordó que las montañas de Almiserà ya fueron pasto de las llamas en el año 2011 y aquel incidente se ha tenido muy en cuenta de cara a redactar el Plan Forestal. En abril de aquel año un vasto fuego originado en Benicolet recorrió varias poblaciones de la Vall d'Albaida llegando a Almiserà y Ròtova. El daño fue cuantioso, ya que se perdieron 500 hectáreas de monte entre las dos comarcas.

Aquel fuego puso en la palestra la necesidad de impulsar medidas de seguridad para proteger el casco urbano y Montevernissa. La urbanización de Montaña tuvo que ser evacuada. Los propietarios de más de 40 viviendas dejaron sus casas durante horas por el riesgo del fuego y por la falta de seguridad en el residencial.

Canet comentó que el plan contra incendios que se ha redactado acaba con esa situación: «Esta urbanización sólo tiene un acceso y ante un eventual incendio las cosas podría complicarse». Por este motivo, el plan establece una nueva conexión con el casco urbano: «Será una vía de emergencia que unirá la calle Montervenissa con el pueblo».

«Se tratará de un camino que se podrá utilizar en caso de emergencia, para el paso de vehículos oficiales en casos de necesidad», precisó Canet. Todo esto irá acompañado de nuevas bocas de agua contraincendios, que se habilitarán en varios puntos de este residencial para que puedan ser utilizados en caso de fuego forestal. El gobierno también contempla hidrantes cerca del casco urbano.

Entre los trabajos que establece el Plan Forestal de Almiserà se ha previsto la creación nuevos cortafuegos: «Tenemos un término municipal muy grande y es necesario crear sectores de actuación para trabajar en caso de emergencia y preservar la montaña».

Más