El CAI alberga a 15 personas sin hogar durante dos días ante el riesgo de tormentas

Ó. D.

gandia. Cáritas Gandia y el Ayuntamiento están vigilantes estos días para evitar que ninguna de las personas que viven en la calle sufran daños por las inclemencias atmosféricas durante los días de lluvia. La oenegé tiene activo el Centro de Atención Integral (CAI) San Francisco de Borja, donde en las últimas dos noches se ha dado cobijo a unas «15 personas», además de a otros usuarios que acuden al recinto de forma regular.

El CAI está ubicado en la avenida del Grau, 66, y permanece abierto a todas las personas «sin hogar que quieran estar a cobijo mientras esté vigente la alerta por lluvias intensas», señalaron desde Cáritas. El Centro de Atención Integral tiene e marcha, desde el jueves, el Protocolo de Emergencias.

«Este protocolo significa que el centro está abierto a las personas sin hogar (que no sean residentes temporales del CAI) que quieran pernoctar en el centro». Para ello se han preparado colchones, sábanas, toallas y sacos de dormir que se habilitarán en el comedor del centro en caso de que sea necesario.

Por su parte, desde el Ayuntamiento de Gandia también se han activado «las tareas de emergencia para reforzar la atención a las personas sin hogar de la ciudad». Si bien de forma regular se realiza un trabajo constante de apoyo, ahora el protocolo obliga a garantizar la salud y seguridad de estas personas, como dijo el concejal de Políticas Sociales, Nahuel González.

«Ante la previsión de tormentas y lluvias ponemos en marcha un protocolo, similar al de invierno. La prioridad es clara: evitar que ninguna persona esté en la calle durante estos días. Y si quiere estarlo, que esté asistida». Como ya ocurre durante la época de temperaturas bajas, los servicios sociales municipales cuentan con la necesaria colaboración de entidades sociales de la ciudad.