Un 10% de agricultores abandona el cultivo de naranja tras otra temporada de pérdidas

Una parcela de cultivo de cítricos de Tavernes de la Valldigna. / r. escrihuela
Una parcela de cultivo de cítricos de Tavernes de la Valldigna. / r. escrihuela

Los citricultores critican que Europa permita la entrada de más cítricos africanos cada año mientras los de la Safor se quedan en el árbol

Ó. DE LA DUEÑAGANDIA.

Los malos resultados de la campaña de producción de cítricos en la Safor y las pérdidas obligan a un 10% de agricultores a abandonar su actividad en el campo. Estos son los datos que maneja la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) y que sirven de colofón a una temporada marcada por los precios bajos y la llegada a Europa de naranjas de Sudáfrica y de la parte oriental del Mediterráneo.

El representante en la Safor de AVA, Vicent Faro, indicó que un «año más los productores sufren la mala praxis de los políticos», que permiten la entrada en toda la Unión de fruta de otros continentes, mientras en zonas como la Comunitat Valenciana se está produciendo para cubrir la demanda de Europa y se permite que la naranja se quede en el árbol.

Faro comentó que la entrada de cítricos de la zona sur de África y de países como Egipto o Turquía «está dañando al sector valenciano y especialmente a agricultores de comarcas como la Safor, donde la producción de cítricos ha sido uno de los pilares de la economía». «A través del puerto de Rotterdam está llegando naranja que se distribuye por toda Europa, mientras en Gandia, Oliva y Tavernes la fruta sigue en el árbol».

Ante esta llegada masiva de fruta de fuera de la Unión, los comerciantes descartan comprar cítricos valencianos para llevarlos al resto de países europeos: «Nadie se interesa por nuestra fruta porque la otra es más barata». Por tanto, esta caída de las ventas hace que no sea rentable mantener parcelas de cultivo en la Safor.

«Por ello este año habrá un nuevo abandono de tierras, con el impacto que supone para el medio ambiente. Un 10% de productores abandonarán la actividad y con ello, dejarán de trabajar la tierra, regarla o comprar abonos y productos fitosanitarios», relató Faro.

El representante de AVA dijo que en la Safor se arrastra una «década de abandono de parcelas de cultivo». La media ha sido de un 5% anual, pero este año la situación ha sido más grave y se calcula que se dejará de trabajar un 10% de la superficie dedicada a los cítricos.

«Hemos llegado a un punto en el que más del 50% de parcelas agrícolas, destinadas a la naranja, se ha abandonado por la falta de rentabilidad constante», apuntó el directivo de AVA. Faro también comentó que la Unión Europea «no vela por los intereses valencianos».

«Ven como llega cada vez más fruta de otras zonas del planeta y no hacen valer la cláusula de salvaguarda, que permitiría consumir dentro de la Unión Europea cítricos valencianos», apostilló.

Esto sería posible, ya que los acuerdos comerciales, entiende Faro, «se alcanzan para cubrir la demanda de fruta o de otros productos cuando hay carencia».

Por todo ello, el directivo de AVA reclama que se revisen los convenios con países europeos, ya que están «acabando con la agricultura valenciana». Además añadió que Marruecos cuenta cada vez con más permisividad por parte de Europa: «Cada año le permiten exportar más toneladas de naranja».

Más