Las Provincias

Gandia cierra un pub en la playa por exceso de ruido y falta de seguridad

Inmuebles afectados por el impacto acústico de un pub de la playa de Gandia. :: ó. de la dueña
Inmuebles afectados por el impacto acústico de un pub de la playa de Gandia. :: ó. de la dueña
  • El gobierno decreta la clausura tras años de quejas vecinales y una sentencia que le obligó a pagar 3.000 euros a unos vecinos por molestias

El Ayuntamiento de Gandia ha revocado la licencia de un pub de la playa por exceso de ruido y falta de medidas de seguridad. Esto quiere decir, que el consistorio cierra el local y le deja sin permiso para realizar su actividad.

Los motivos que han llevado a la clausura de este establecimiento son dos: el incumplimiento sistemático de la normativa acústica y las escasas recursos del local para garantizar la seguridad de los clientes, como indican los expedientes abiertos por el área de Urbanismo.

El gobierno local ha decidido cerrar el establecimiento tras años de quejas vecinales. El pub, un espacio chill & out, situado en un gran jardín entre las calles Cibeles y Barraques de la playa, ha sido objeto de críticas constantes por parte de los residentes de los inmuebles cercanos.

La parcela está ubicada entre varios edificios, lo que ha generado denuncias ante la Policía Local durante años. La primera de ellas se remonta al año 2012, como refleja el informe municipal. Es más, una familia de uno de estos edificios llevó el tema a los juzgados.

La denuncia de estos vecinos prosperó y el TSJ condenó al Ayuntamiento de Gandia a pagar 3.000 euros a los querellantes. «Estos hechos se produjeron en la pasada legislatura por la dejadez del gobierno anterior, del PP», relató el responsable de Urbanismo, Vicent Mascarell.

El coordinador general de este área señaló que su departamento «se ha visto en la obligación de abrir dos expedientes al local». Uno por exceso de ruido, «algo que han comprobado en reiteradas ocasiones», los agentes de la Policía Local, y otro para su cierre por varias deficiencias.

Impacto acústico

El expediente por generar un impacto acústico mayor del permitido consta de diferentes actas de los agentes «donde se ha comprabado que superaban los decibelios autorizados y generaban molestias a los vecinos». Este trámite acabará con una sanción para los dueños del local de entre 6.000 y 60.000 euros, precisó el socialista.

Por otro lado, el ejecutivo ha redactado un extenso documento donde retira la licencia al local por incumplir múltiples obligaciones. Esto se traduce en el cierre del establecimiento.

Entre los aspectos más flagrantes que ha detectado Urbanismo están los temas relacionados con la seguridad. El informe indica que falta «luz de emergencia en salidas, carece de extintores» en algunos puntos, una «cortina instalada» en una salida de emergencia «no cumple» con los requisitos y «no se han aportado certificados por el montaje de pérgolas o de la instalación eléctrica», entre otros aspectos.

Si bien es cierto, que pese a esta resolución del departamento de Urbanismo hay posibilidad de presentar alegaciones. El informe establece un plazo de quince días «para defender sus derechos». El documento expone que pasado ese plazo se notificará a la Generalitat la clausura. El expendiente de cierre también tiene en cuenta el exceso de ruido como un factor clave.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate