La policía de Gandia extrema la vigilancia en un parking público para evitar la prostitución

Los usuarios del recinto ferial, cercano al centro de la ciudad, alertan de la presencia de meretrices en el aparcamiento durante el día

ROCÍO ESCRIHUELA

Los usuarios del parking público ubicado en el recinto ferial de Gandia han mostrado su malestar ante el aumento de prostitutas en el lugar y a plena luz del día. Unas quejas que han alertado tanto a la concejalía de Seguridad como a la Policía Local que va a tomar medidas y extremar las tareas de vigilancia que ya realizan a diario.

Esa zona de aparcamiento es utilizada cada día por miles de personas que se acercan hasta el Centre Històric, tanto para acudir a su jornada laboral como para realizar sus compras en la zona comercial. Un ir y venir de personas constante que atraviesa esa zona pegada al centro de la ciudad y que tiene que tropezarse a diario con escenas que no son de su agrado.

Ante esta situación, la edil de Seguridad Ciudadana, Àngels Pérez, indicó a LAS PROVINCIAS, que los efectivos policiales ya patrullan la zona en todo momento, pero que tras estas últimas informaciones, van a aumentar más las rondas habituales. «Vamos a efectuar un seguimiento más exhaustivo en dicha zona y un mayor control para evitar que las prostitutas se acerquen hasta este lugar de estacionamiento», señaló la edil socialista.

Pérez reconoció que tanto el departamento que ella dirige como la Policía Local tienen conocimiento de la existencia de las meretrices, pero que estas «se esconden cuando observan que se acercan los agentes». La concejal apuntó que se van a realizar más turnos policiales para erradicar el problema, ya que según la quejas vecinales, las prostitutas pasean por el recinto ferial a horas donde circulan muchos transeúntes.

Según ha explicado una usuaria del parking, vecina de Oliva, el pasado lunes hacia las siete de la tarde, cuando acudía a recoger su vehículo tras la jornada laboral, se topó con tres prostitutas que se acercaban a las personas que transitaban por la zona.

En ocasiones, ese lugar de estacionamiento es un punto de paseo de personas mayores, así como de familias con niños que acuden a la escuela de música cercana. De hecho, Pérez confirmó que en el horario de apertura del centro educativo siempre existe vigilancia policial en la entrada del recinto.

A altas horas de la madrugada, en las zonas más cercanas al polígono industrial por el acceso a Gandia desde la Avenida de Alicante, es frecuente desde hace años la presencia de meretrices, pero ahora, estas se han acercado demasiado a las zonas de paso de vecinos.