Un juez tumba una demanda de Spama contra el contrato de recogida de animales

Un cuidador, en el albergue de Spama de Gandia . :: lp/
Un cuidador, en el albergue de Spama de Gandia . :: lp

Una sala de Valencia niega la suspensión del servicio que solicitó la Protectora de Gandia y afirma que sólo busca su «interés particular»

Ó. DE LA DUEÑA

El Juzgado de lo Contencioso administrativo número 3 de Valencia ha tumbado una demanda que interpuso la Sociedad Protectora de Animales y Medio Ambiente La Safor (Spama) contra la contrata de recogida de mascotas perdidas que puso en marcha hace unos meses el gobierno de Gandia.

La sala de Valencia da así la razón al ejecutivo local (PSPV y Més Gandia) y estipula que el proceso se ha ajustado a la ley. Es más, el fallo sostiene que Spama ha interpuesto esta demanda pensando en «su interés particular» y no en el buen funcionamiento del servicio.

De hecho, el documento añade que el objetivo del colectivo hubiera sido «continuar prestando el servicio», como ha ocurrido durante décadas, obteniendo ayudas, pero sin presentarse a un concurso, pese a tratarse de un servicio público.

Spama acudió a los tribunales con la intención de que se suspendiera de «manera cautelar» la nueva contrata de recogida de animales y se paralizaran, por tanto, los trabajos de la nueva concesionara. Este servicio entró en funcionamiento hace tan sólo unos meses.

El actual gobierno de Gandia anunció a principios de legislatura de que todos los servicios municipales se gestionarían de forma responsable y no mediante ayudas directas subvenciones, como había venido ocurriendo con Spama durante los últimos años.

Por este motivo, el ejecutivo sacó a licitación los trabajos de recogida de aninales y Spama rehusó presentarse, pese a que desde el Ayuntamiento le animaron, como dijo en su día el edil de Gestión Responsable del Territorio, Xavi Ròdenas.

Pese a todo, Spama ha plantado batalla al consistorio desde el primer día, al considera una injerencia que una empresa privada aspirara al servicio que el colectivo de Gandia ofrecía sin ninguna vinculación mercantil.

De hecho, la entidad ha llegado a convocar manifestaciones en contra de la contrata. La empresa que se adjudicó el servicio fue Seproanimal-El Corralet, con sede en Vinaròs. Esta mercantil especializada en el tratamiento de animales abandonados ha puesto en marcha un servicio de recogida de mascotas 24 horas.

En su momento, desde el gobierno indicaron que la nueva concesionaria tendría una sede en Gandia para cuidar a los animales abandonados, pero que una vez pasado los 15 días se trasladarían a otros centros con más prestaciones de los que disponen en la Comunitat. Lo que sí cumplió la empresa fue el requisito indispensable de sacrificio cero.