Multan al alcalde de Tavernes por exceso de velocidad con el coche oficial

A la izquierda, el vehículo con el que Jordi Juan ha sido sancionado, durante la presentación en 2014. :: lp/
A la izquierda, el vehículo con el que Jordi Juan ha sido sancionado, durante la presentación en 2014. :: lp

El primer edil fue sancionado en la A-3 a su paso por Cuenca cuando regresaba de una visita institucional al yacimiento de Atapuerca

R. T.

El alcalde de Tavernes de la Valldigna, Jordi Juan, fue multado a principios de julio por exceso de velocidad cuando conducía un vehículo oficial y regresaba de su visita institucional al yacimiento de Atapuerca en Burgos. El turismo circulaba a 132 kilómetros por hora cuando el límite de velocidad era de 120 kilómetros por hora.

Un radar fijo ubicado en el kilómetro 156 de la A-3, situado en la provincia de Cuenca, cazó al coche, un Toyota Auris de color blanco. Este turismo fue adquirido mediante un renting por el consistorio vallero para incorporarse las tareas policiales de la localidad vallera, aunque el vehículo en cuestión no está rotulado de ninguna forma.

Jordi Juan, junto con el concejal responsable del área de Turismo, Josep Llàcer, visitó los días 6 y 7 de julio el yacimiento de Atapuerca. La idea era conocer este espacio para intentar exportar el mismo modelo de divulgación en el yacimiento del Bolomor de Tavernes de la Valldigna. El día 8 de julio, cuando regresaban de este viaje, fue cazado el alcalde por el radar de la A-3 en la provincia de Cuenca a las 13.59 horas.

El primer edil, que se encuentra de vacaciones, se disculpó por estos hechos a través de una red social y explicó que no hay ningún impedimento legal en utilizar ese coche, propiedad del Ayuntamiento, porque fue invitado como alcalde. Juan insistió en que este vehículo no necesita ningún carné especial para ser conducido. Juan aseguró que optó por llevarse el coche oficial para evitar gastos de tren y taxis. Desde el gobierno de Compromís, el edil Perfecto Benavent ha quitado importancia a la sanción: «¿A quién no le ha pasado?», se preguntó.

Se da la circunstancia de que en la denuncia el DNI que figura es el de Benavent. El motivo que alude el regidor es que al llegar la sanción al consistorio, había que dar un número de DNI y Benavent prefirió que se pusiera el suyo al de un funcionario. «Cuando me comentaron que había llegado la denuncia, mi primera preocupación fue acelerar el pago de la misma para que se pagasen 50 euros y no 100 euros. Cuando llega una denuncia al Ayuntamiento es habitual que se ponga un DNI y muchas veces se indica el del propio funcionario que tramita el expediente».

La denuncia la ha dado a conocer el Partido Popular vallero, quien criticaba que la sanción hubiera sido abonada por el consistorio y que no se hubiera puesto el DNI (Documento Nacional de Identidad) del alcalde si era él quien conducía el vehículo.

«Si a mí me multan, yo doy mi DNI y pago mi multa, igual que lo han hecho los 400 conductores a los que el Ayuntamiento multó hace pocos meses. Es intolerable que tengamos que pagar las infracciones al volante de nuestro alcalde», comentó Eva Palomares, portavoz de los populares.

Sin embargo, Juan confirmó que había realizado en el día de ayer un ingreso de 50 euros en las arcas municipales para hacerse cargo de la sanción que en primera instancia abonó el consistorio en el mes de julio.