La decadencia del Mercat del Prado

Vecinos de Gandia caminan junto al Mercat del Prado. :: ó. d./
Vecinos de Gandia caminan junto al Mercat del Prado. :: ó. d.

Tres de los ocho locales cierran antes del primer año de vida y los comerciantes lamentan la falta de apoyo institucional

Ó. DE LA DUEÑA

Gandia. El Mercat del Prado de Gandia no atraviesa por su mejor momento. Pese a la excelente ubicación de esta instalación, algunos de los locales han puesto fin a su actividad por la escasa afluencia de público en los últimos meses.

El recinto abrió sus puertas hace ahora un año y sólo perviven cuatro comercios y el supermercado. La inauguración de este mercado se celebró por todo lo alto en octubre de 2014. El anterior gobierno, del PP, invirtió cerca de un millón de euros en su construcción. La partida provenía de los fondos que le correspondían a Gandia del Plan Confianza.

La intención de esta actuación era dinamizar la plaza y fomentar la apertura de establecimientos en los alrededores. Pero un año después parece que la jugada no ha salido tal y como se esperaba. Algunos locales han aguantado muchos meses, pero en las últimas semanas se han visto abocados a echar el cierre.

Concretamente han desaparecido dos cafeterías y la pescadería. En estos momentos mantienen su actividad otro bar, la carnicería, la charcutería y el supermercado.

Algunos de los propietarios de locales que aún siguen abiertos explicaron que en los últimos meses las cosas han cambiado «mucho». «Antes había más promoción, se notaba que se hacía un trabajo para atraer clientela». Ahora, prosiguieron, «esto ha cambiado». «No tenemos un interlocutor directo con el ayuntamiento y lo cierto es que nos gustaría», apostillaron.

Los comerciantes afirmaron también que muchos de los clientes que acuden al mercado echan en falta «un poco más de limpieza» en las instalaciones: «No sabemos por qué se ha descuidado este servicio».

Precisamente ayer los ediles del Partido Popular de Gandia lamentaron la situación del mercado. Emi Climent y Vicent Gregori reclamaron al gobierno de Gandia (PSPV y Més Gandia) que preste más atención a este recinto, ya que si no se actúa de inmediato podrían cerrar más establecimientos.

Esto conllevaría la pérdida de puestos de trabajo, añadieron. Los populares denunciaron que el bipartito «no está del lado» de los comerciantes y que sólo persigue «dejar morir» el mercado y cerrarlo, «como se ha hecho con el centro de mayores Joan Climent». Los populares sostienen que con el cierre de los locales «el mercado está al 50%», ya que de los siete establecimientos más pequeños sólo hay cuatro en activo.

Desde el gobierno local, la concejala de Políticas Económicas, Alicia Izquierdo, negó que el consistorio tenga abandonada esta instalación: «Visito cada día el mercado y estoy en contacto permanente con los comerciantes». Por ello, dijo estar sorprendida ante las manifestaciones del PP.

«Nos hemos encontrado con un mercado que supone otro de los agujeros económicos de Iniciatives Públiques de Gandia. Es muy deficitario y un de las empresas ubicadas, una conocida cadena de supermercados, tiene un acuerdo con el Ayuntamiento para no pagar alquiler durante 11 años», aseveró Izquierdo.

La edil también aseguró que el Mercat tampoco «se escapó a los 'enchufados', militantes, amigos y familiares del PP, que trabajaban desde la empresa pública en la gestión del recinto».

«Por ello, no nos pueden dar lecciones de gestión quienes han hundido la ciudad y el mercado. Más pronto que tarde pediremos explicaciones a los que ahora van de salvadores». Finalmente resaltó que las labores de limpieza las hace una empresa a petición de la mercantil pública IPG.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos