Tavernes llevará a la Confederación del Júcar ante el juez si no repara los caminos del río Vaca

Uno de los caminos que bordean el río Vaca donde ha aparecido una de las grietas. :: lp/
Uno de los caminos que bordean el río Vaca donde ha aparecido una de las grietas. :: lp

La CHJ afirma que la mejora de las vías no está entre sus prioridades por falta de dinero pese a que le corresponde su mantenimiento

C. GIMENO

El Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna acudirá a los tribunales si la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) no actúa ante las grandes grietas que han aparecido en los caminos que encauzan el río Vaca y por los que circulan muchos vecinos y agricultores de la Vall.

Estas grietas son un verdadero peligro ya que se prolongan durante kilómetros y hacen temer un posible desprendimiento o movimiento de tierras en cualquier momento. Por ello, el ayuntamiento vallero decidió, para evitar cualquier incidente, cerrar al tráfico estas vías mediante señalización horizontal.

Aún así, se sabe que algunos vecinos de la Vall siguen circulando por esos caminos rurales. Es la época de recolectar la naranja, y los agricultores no quieren perder la temporada, por lo que siguen pasando vehículos pesados por estos caminos rurales.

El alcalde de Tavernes, Jordi Juan, junto a técnicos municipales, se reunió con Pedro Marco, director técnico y responsable de proyectos de la CHJ para manifestarle este peligro y reclamar actuaciones de urgencia, pero la reunión no fue nada fructífera.

Según Juan, la respuesta obtenida fue que no había intención, por el momento, de ejecutar ninguna actuación en el Camí Séquia Bova, que es como se conoce el tramo afectado junto al cauce del Vaca.

El argumento fue que no había disponibilidad económica y que esa actuación no se consideraba como prioritaria. Se da la circunstancia de que el camino es propiedad municipal, pero el río y sus márgenes son responsabilidad de CHJ y por tanto es esta administración la responsable de su conservación. Los técnicos municipales aportaron un estudio que cifraba en cinco millones de euros una serie de actuaciones para evitar derrumbes en la ladera fluvial, pese a que indicaron que la solución definitiva pasa por canalizar el río Vaca.

Responsabilidades

El alcalde de Tavernes lamentó la actitud de la CHJ: «Si pasa algo ¿quién será el responsable? El ayuntamiento entiende a esta entidad, porque el camino rural es propiedad del consistorio, pero se ha deteriorado por la falta constante de actuación de la Confederación en el río Vaca».

Ante la respuesta obtenida por la CHJ, el primer edil de la Vall considera la posibilidad de preparar un nuevo estudio más contundente por parte de los servicios jurídicos municipales donde plantear la posibilidad de recurrir a la vía judicial contra la CHJ por no actuar en estos caminos.

Juan añadió que existen precedentes de sentencias que cargan contra confederaciones por no haber atendido sus responsabilidades: «Estamos ante una administración que no limpia el río, ni arregla derrumbes, ni canaliza el Vaca». «Estamos ante una administración con una dejadez total de funciones por no atender un mantenimiento que está dentro de sus competencias, añadió el primer edil de Tavernes.

En los próximos días se convocará al Consell Agrari para explicar esta problemática y se enviará a la CHJ el nuevo informe más detallado esperando una respuesta positiva. «Si no hay respuesta estudiaremos demandar a la CHJ por falta de actividad».

«Entendemos que hay una inactividad manifiesta y hay condenas a otros confederaciones por esa inactividad. No queremos entrar en ninguna guerra con la CHJ pero no sabemos dónde acudir ni qué hacer: no limpian, no reparan los desprendimientos, ni canalizan el río ni hacen nada», agregó Juan.

Para el alcalde, todo «lo arreglan con la excusa de que no hay dinero», pero, añadió, «deben priorizar sus actuaciones.

La depuradora

En una segunda reunión con el departamento de calidad de aguas de la CHJ se dio información al consistorio vallero para poder acabar el proyecto de ejecución de la planta depuradora de la Playa de Tavernes.

En ese encuentro se dieron los parámetros de concentración y disolución de la calidad del agua que se puede verter a las acequias que son propiedad de la Confederación Hidrográfica. El alcalde afirmó que con ese dato la redacción del proyecto entra en su fase final. Cuando esté acabado se enviará a EPSAR para que dé su visto bueno y a partir de ese momento se podrán expropiar los terrenos en los que se espera construir la depuradora Séquia Bova.