Tavernes deja sin partida económica el taller ocupacional para discapacitados

La finalización del edificio destinado a las actividades laborales queda en el aire al no contar con los 100.000 euros necesarios

C. GIMENO TAVERNES.

Con los nuevos presupuestos aprobados por el ejecutivo de Tavernes en Junta de Gobierno, se esfuma la posibilidad de poner en marcha el taller ocupacional destinado a Adisva, la asociación de discapacitados de la Valldigna que atiende a decenas de personas.

En el pliego presupuestario no aparece ninguna partida para acabar estas dependencias que han entrado en su fase final. La puesta en marcha de este centro deberá esperar, ya que se ha caído del presupuesto.

En una de sus propuestas, el Partido Popular pedían entre otras modificaciones destinar 100.000 euros a ultimar y equipar este centro para que pudiera abrir sus puertas. Se da la circunstancia de que en pasados plenos, el gobierno de la Vall en manos de Compromís y el PSPV, presentó una modificación de crédito junto con otras partidas pidiendo los 100.000 euros necesarios para el taller ocupacional.

Esa modificación no prosperó al no presentarse en solitario. Pero ahora, en los presupuestos elaborados por el bipartito no aparece la partida que ellos mismos pidieron tiempo atrás.

Adisva tendrá que esperar, y el colectivo de discapacitados psíquicos de la Valldigna tendrá que seguir desplazándose fuera del valle para poder realizar trabajos.

Una historia sin final

La fase final del taller ocupacional parece que no llega nunca. Todo comenzó en 2005 cuando se presentó a la sociedad Adisva, la Asociación de Discapacitados de la Valldigna, que creó una fundación para gestionar un centro ocupacional.

En 2007 se dio a conocer el proyecto del taller para integrar a 40 personas con discapacidad. En julio de 2009 se ponía la primera piedra de este centro que está situado en el Polígono El Pla de Tavernes. El Consistorio de la Vall aportó los terrenos y la Conselleria abonó 200.000 euros para realizar la primera fase del proyecto que consistía en la estructura y el cierre del mismo.

En 2010, el pleno vallero por unanimidad acordó aportar 100.000 euros a este taller para acabar la segunda fase del proyecto. El dinero procedía de lo recaudado en la venta del solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil.

Varias entidades de lalas localides de la Valldigna se han solidarizado con la entidad Adisva organizando obras teatrales, exposiciones y demás actos para recaudar fondos con el fin de poner en marcha este centro.

Pero desde 2010 hasta ahora no ha habido más ayudas institucionales ni a nivel local ni autonómico y el taller ocupacional está bloqueado a falta de una aportación de unos 100.000 euros que permitiría equipar todas las instalaciones.

En el presupuesto de 2014 se cae nuevamente esta vieja reivindicación de la sociedad vallera y con ello la esperanza de muchas familias de la zona de ver este espacio finalizado en el próximo año. El PP pedía su inclusión, pero esa alegación quedó desestimada.

El centro, con capacidad para atender a 40 personas, tiene un taller de usos múltiples de una sola planta de 240 metros cuadrados. Adosado a este edificio hay otra ala de dos plantas que se destinaría un comedor, oficinas de administración, estancias para el fisioterapeuta y el psicólogo, almacén y una sala educativa.

La sociedad seguirá aportando su ayuda a Adisva, pero el principal empujón que debe llegar de la administración todavía tardará.