Xàtiva consolidará la histórica estación de tren de Renfe para evitar su derrumbamiento

Estado actual del edificio, en el momento del paso del tren de la línea Xàtiva-Alcoi. / a. castaño
Estado actual del edificio, en el momento del paso del tren de la línea Xàtiva-Alcoi. / a. castaño

El Ayuntamiento llega a un acuerdo con el Ministerio de Fomento que le permitirá este primer paso de cara a un recuperación integral

BELÉN GONZÁLEZXÀTIVA.

Las numerosas personas que habitualmente hacen deporte por la Ruta 2 cardiosaludable habrán visto el deterioro paulatino del edificio de la antigua estación de tren de Xàtiva, uno de los inmuebles más representativos de la arquitectura industrial del siglo XIX, 1854 concretamente, y la segunda estación más antigua de España después de la del Grau. Ante la urgencia de actuación dado su preocupante estado, el consistorio de Xàtiva va a llevar a cabo las obras para su consolidación, una actuación en la que la institución municipal invertirá 150.000 euros, provenientes del Plan Director de Inversiones Xàtiva Creix.

De hecho, las obras ya deberían haberse iniciado y, según las bases de la contratación, incluso finalizado (tres meses para su realización), puesto que fueron adjudicadas el 19 de noviembre de 2018 a la empresa Víctor Tormo, S.L., de la localidad. Según indica el concejal de Hacienda y segundo teniente de alcalde, Ignacio Reig, parece ser que el inicio será en breve, tras resolverse un inconveniente relacionado con la necesidad de contar con un aval y seguro. «Adif nos comunicó que para ejecutar obras de menos de 8 metros de distancia del eje de la vía es necesario contratar un seguro, para lo que nos pedía un aval. Desde el Ayuntamiento entendemos que entre administraciones no se piden avales y finalmente parece ser que nos permite la contratación de un pequeño aval que se está ultimando», explica Reig, quien apunta que ya se han realizado labores de desbroce y limpieza en toda la zona y en el mismo edificio.

La estación, ubicada en lo que ahora se denomina Pla de la Mesquita, está junto a la actual línea que une Xàtiva y Alcoi, que actualmente no cuenta con mucho tráfico ferroviario, de hecho, han sido varias las ocasiones en las que se estudió la posibilidad de eliminarla, pero finalmente los municipios implicados presionaron para que no se mantuvieran.

La actuación se centrará en la consolidación estructural del edificio y eliminación de añadidos

Las actuaciones se centrarán en la consolidación estructural del edificio, eliminando los elementos añadidos al edificio original, apoyándose en la documentación existente, tanto gráfica como fotográfica, para restaurar la cubierta de acuerdo a su estado original y consolidar la estructura de la edificación para evitar mayores daños. El edificio existente tiene una planta rectangular, estando dispuesto paralelamente al trazado de la vía y ocupando una superficie de 732,55 metros cuadrados. Destaca especialmente el lateral del edificio conformado con una sucesión de arcos.

Este edificio, incluido en la relación de Bienes de Relevancia Local, ya fue objeto de atención en el Gobierno de Alfonso Rus, con la idea, en este caso, de su recuperación integral. Fue a raíz del programa de ayudas puesto en marcha por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero denominado Plan E. La subvención prevista para esta actuación ascendía a 745.000 euros, pero el proyecto presentado por el entonces equipo de gobierno local no contó con el visto bueno de Adif, por invadir el dominio público ferroviario y poder interferir en el funcionamiento de la línea Xàtiva-Alcoi y dicha subvención fue perdida.

El gobierno local llevó el asunto a los tribunales, pero en el año 2015, el Tribunal Supremo desestimó el recurso contra la sentencia de la Audiencia Nacional que dio la razón a Adif.

No obstante, el concejal actual de Hacienda no descarta llevar a cabo esta posibilidad de recuperación integral, pero dada la importante inversión necesaria, de momento prefieren evitar la desaparición del edificio, pero no niega que, por su historia y por sus características desde el punto de vista arquitectónico, puede ser un edificio idóneo para albergar un museo o alguna instalación municipal.

De hecho, ya se propuso una idea por parte de la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, cuando con motivo del aniversario del bombardeo de la actual estación de tren en la Guerra Civil, el 12 de febrero de 1938, en la presentación del anteproyecto de la Ley de Memoria Histórica de la Generalitat Valenciana, propuesto la recuperación de la antigua estación como un espacio de la memoria.