Xàtiva alarga las visitas a Santa Clara hasta final de año dada la gran acogida ciudadana

Estructura de madera del techo de la iglesia y coro, única en toda la Comunitat Valenciana. / b.g.
Estructura de madera del techo de la iglesia y coro, única en toda la Comunitat Valenciana. / b.g.

Hoy se inician los recorridos guiados al exconvento cuyas primeras citas se agotaron en los tres primeros días de inscripciones

BELÉN GONZÁLEZ XÀTIVA.

Desde su adquisición el pasado mes de diciembre, el equipo de gobierno local de Xàtiva tenía claro que los vecinos debían conocer uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, el exconvento de Santa Clara que, dado su carácter de convento de clausura, sólo ha podido ser visto por unos pocos privilegiados.

Lo que no podían imaginar es que la expectación y las ganas de penetrar de muros hacia dentro en este edificio declarado Bien de Interés Cultural, fuera tan grande. El 15 de enero pasado se dio a conocer el inicio de las visitas guiadas y en tan sólo tres días, ya estaban reservadas todas las citas hasta abril. Así que, si en principio la idea era realizarlas hasta el mes de mayo, desde el consistorio se han visto obligados a realizarlas durante todo el año.

«No sólo porque la Ley nos obliga a abrirlo al público una vez al mes, sino porque queremos que la gente conozca todas las joyas que hay aquí dentro y la grandeza de este edificio», ha manifestado el alcalde, Roger Cerdà, en la visita guiada inaugural de la que hemos podido disfrutar la prensa.

La visita, que ha sido guiada por el técnico del archivo municipal, Sergio Rubio, se iniciaba en el claustro, o más bien lo que queda de él, puesto que, como recordaba, fue destruido en gran parte en 1935 por el Comité Revolucionario para convertirlo en mercado municipal.

En ese punto del patio, y en la zona reconstruida en los años 50, es donde el primer edil recordaba que se ubicará el futuro Palacio de Justicia, que dará a la Alameda y al Portal de León y que se cederá a la Conselleria. El patio, según indicaba, «quedará como gestión municipal».

Según ha adelantado, se está en conversaciones con los propietarios de los dos locales que dan a la Alameda, el de Cruz Roja y la pizzería, para su adquisición. El solar que conforman se convertirá en una plaza previa al acceso a los juzgados, a los que también se podrán acceder por el tramo de muralla existente, ayudando a su mayor visualización.

Desde el patio entramos hasta la iglesia, la parte conocida por el público al abrirse para misa. Es a partir de entonces cuando comienza el viaje hacia el pasado, para descubrir elementos conservados como la escalera con motivos ornamentales policromados por la que sólo accedían las monjas en Semana Santa para acceder al coro, que guarda parte de la sillería y los relicarios ricamente ornamentados.

En esa planta se encuentran la gran hilera de celdas donde dormían las monjas distribuidas a lo largo de un pasillo.

Una escalera más sinuosa si cabe y empinada da acceso a lo que el guía, Sergio Rubio, ha destacado sobremanera, la estructura de madera sobre el techo de la iglesia, que asegura es única en toda la Comunidad Valenciana.

Desde las celdas se baja a la cocina y refectorio por otra impresionante escalera Renacentista, según Rubio, evidencia la evolución arquitectónica del edificio. El suelo de esa sala intermedia está decorado con cerámica también de distintas épocas, aunque principalmente del siglo XVIII.

En la cocina, una inscripción para recordar que se realizó en 1772 con grandes pilas de mármol rosa y en el comedor, una gran marca en la pared evidencia que estuvo allí el cuadro de la 'Santa Cena', de Vicente López, que actualmente puede verse en el Museo. Sobre el dintel de la puerta de acceso, otra de las joyas que guarda el convento, una talla de madera policromada de Santa Ana, del siglo XIV.

La visita de la prensa finalizaba junto al lienzo de muralla que da a la zona de la Alameda, donde se encuentra la antigua cripta, con las nicheras ya vacías, tras construirse la nueva.

Desde el consistorio aseguran que hay mucho trabajo por hacer para poner todo este edificio y patrimonio en valor de cara a ser visitable de manera oficial.

De momento, lo setabenses serán los primeros privilegiados en conocerlo de manera gratuita y de la mano de los guías. Para ello, cabe recordar, que es necesaria la previa inscripción en la oficina de Turismo y se hará en grupos de 15 personas.

 

Fotos

Vídeos