Las visitas a Santa Clara tocan a su fin

2.688 corredores participaron en una marcha contra el cáncer que recaudó 13.440 euros./
2.688 corredores participaron en una marcha contra el cáncer que recaudó 13.440 euros.

La oficina de turismo se ha visto en la obligación de adelantar el fin de las visitas guiadas de fin de semana al real monasterio de Santa Clara. La razón esgrimida a los solicitantes no es otra que la sensible caída de la demanda. La solución que está aplicando la concejalía es adelantar las citas ya adjudicadas para concluir cuanto antes el servicio.

Se acabó 'Xàtiva decideix'. La decisión del gobierno municipal (PSPV-Ciudadanos) de renunciar a delegar en los vecinos la decisión de en qué invertir una parte de los presupuestos ha sentado como un tiro a la formación que la promovió, aunque representa el retorno de Ayuntamiento de Xàtiva al terreno de la responsabilidad política. Como no nos hemos cansado de repetir desde esta sección, la llamada democracia directa de Miguel Alcocel y cía era a la democracia lo que el rap a la música. Un buñuelo de viento demagógico y susceptible de toda suerte de manipulaciones, como ha tenido ocasión de comprobar la ciudadanía en la práctica. D.E.P.

Apertura precipitada del real. Menos mal que Miguel A. Lorente y sus camaradas no presenciaron lo que tuvo ocasión de ver el autor de estas líneas pasada la una de la tarde del domingo. Habrían pedido la peatonalización permanente de la alameda desde la plaza de la Bassa a la de España. Entre que los toboganes neumáticos estuvieron en funcionamiento hasta cerca de las 14:00 y que el personal de Inditec, la adjudicataria de limpieza viaria de Xàtiva, se dio demasiada prisa en retirar las vallas que interrumpían el paso de vehículos por el real, la barrendera, porque era mujer, barrió a conciencia, además, ambos lados de la calzada esquivando coches. Y no fueron pocos los paseantes que, confundidos por la música de la atracción ferial instalada para animar la salida de la marcha contra el cáncer, atravesaban o se detenían en mitad del arroyo sin darse cuenta del peligro que corrían. ¿Hemos dicho la marcha? Ustedes perdonen: 'the run', que somos españoles.

El cierre de un grande del comercio. Las colas que se han formado en Domti Zip, de Dos Molins, 8 y Hort d'Almúnia, 6 eran impresionantes. El problema es que las motivaba una liquidación de existencias a mitad de precio por cierre. Domti abrió sus puertas en 2016 en el que anteriormente ocupaba el concesionario de Mercedes, pero pertenecía a una cadena creada en 1996 en Aspe (Alicante). Domti Zip poseía una veintena de sucursales establecidas en la Comunidad Valenciana, fundamentalmente, y especializada en la venta de todo lo necesario para el hogar: limpieza, belleza, bricolaje, etcétera.

La contaminación de Bellús. Las declaraciones de la consellera de Medio Ambiente, Mireia Mollà, sobre esa chapuza punible que destruyó el Clariano por segunda vez en tres años tenían trampa. «La parte más importante de los vertidos [de aguas residuales] -aseguró- ya está siendo canalizada» hacia la depuradora de Ontinyent-Agullent. Pero, ¿y la, en su opinión, menos importante? ¿Cuándo dejará de contaminar el Clariano y por tanto de poner en peligro la salubridad del manantial de Bellús? ¿Lo sabe el alcalde Cerdà i Boluda? Y si lo sabe, ¿por qué no pone al corriente de la situación a los vecinos de Xàtiva? Lo cortés, entendiendo como tal la asistencia a la entrada de las bandas de las fiestas de moros y cristianos y la filà que formó en el balcón del Ayuntamiento de Ontinyent con La Vall ens Uneix, no debería disminuir su valentía. En otro tiempo se las habría visto ya más de una vez con los Amics d'Alboi.

420.000 euros para saber en qué gastarse millones. No hay como la información para despejar dudas y aclarar malentendidos. ¿Para qué va a servir la creación del tan cacareado Consorcio de las Comarcas Centrales, remedo de provincia que alientan alternativamente expansionistas gandienses y alcoyanos? Para lo mismo que sirve la inmensa mayoría de los organismos: para incrementar la burocracia y reducir aún más la parte de los presupuestos generales del Estado, la Generalitat, la Diputación, etc. que se dedica a inversión. Es tan necesario este otro escalón administrativo que la Conselleria de Política Territorial, un departamento casi tan prescindible como el consorcio de marras, ha convocado un concurso, dotado con 420.000 euros, para que le redacte un plan de acción. Es decir para qué le diga a qué se puede dedicar el dichoso consorcio. Con independencia de lo mucho que se solapará, inevitablemente, con la tarea que ya están desempeñando en todos los órdenes la administración central, la autonómica, la provincial, la comarcal (donde la haya) y la local. Y a todo esto, Roger Cerdà encantado de ser cola de un león que apenas abarca una tercera parte de la antigua Gobernación de Xàtiva.

¡Segundos, fuera! Sirva como muestra del carácter prescindible de la mayoría de estas administraciones lo último que le ha permitido a la Mancomunidad de la Costera y la Canal dar fe de vida: la supuesta organización de un ciclo de conferencias sobre el Estatuto de Autonomía, que encima no lo patrocina ella sino la Conselleria de Transparencia. «¡Segundos, fuera!», por favor.

Quién a hierro mata a hierro muere. La formación que desalojó a una docena de asociaciones del centro cívico La Ferroviaria, léase Esquerra Unida (EU), para entregárselo a una sola convertido en Casa de les Dones, se queja ahora de que tras las elecciones y su pase a la oposición el PSPV la ha arrinconado a un despacho de la tercera planta de la Casa de la Ciutat, donde carece del espacio y del mobiliario adecuado para trabajar. Lo mismo pensarían Afsa y los demás colectivos desterrados por Esquerra Unida de las dependencias municipales de la plaza del Españoleto y no se quejaron.