Los vecinos del Llombo obligan al Gobierno de Ontinyent a cambiar el sentido del tráfico

Jorge Rodríguez y Joan Sanchis han presentado los datos de participación. / lp
Jorge Rodríguez y Joan Sanchis han presentado los datos de participación. / lp

A pesar de la criticada consulta, la participación ha sido, con casi el 32%, la mayor de todos los procesos participativos instados por el Consistorio

BELÉN GONZÁLEZ

La polémica consulta convocada por el equipo de gobierno municipal de Ontinyent para que los vecinos del barrio del Llombo voten sobre el sentido del tráfico en la avenida Conde Torrefiel ha dado como resultado que el 80'58% prefieren que vuelva a ser de doble dirección con parking en cordón, frente al 19'22% que ha optado por mantener la dirección única con parking en batería.

Los datos han sido hechos públicos por el alcalde, Jorge Rodríguez, y el concejal de Gobierno Abierto, Joan Sanchis, tras los tres días de votación y en el que han participado un total de 999 personas y 57 establecimientos y comercios del barrio.

El alcalde tenía palabras de agradecimiento «para todos aquellos y aquellas que han participado, y que con su voto nos han ayudado a construir la ciudad. En el gobierno de Ontinyent tenemos muy claro que si realmente aspiramos a representar a la gente debemos escucharlos, y aunque parece que a algunos les ha molestado que preguntemos a la ciudadanía, la participación obtenida demuestra que la gente quería dar la su opinión», manifestaba en clara alusión a las críticas vertidas por los partidos de la oposición, en los últimos días.

Sobre las denuncias respecto a que sólo se consultara a los vecinos y no a la ciudadanía en general, el primer edil ontinyentí puntualizaba que «hemos querido dar la voz a la gente del Llombo porque no es lo mismo transitar por un barrio que ser residente de un barrio» y justificaba la votación en sí en el hecho de que «las dos opciones eran técnicamente viables y en última instancia dependían de las preferencias de todas y de todos».

Rodríguez también ha recordado que «para tener en cuenta esas preferencias, antes de hacer el cambio a sentido único tratamos el tema de manera seria, y se hicieron dos reuniones con vecinos y entidades del barrio para tratar el tema, a las que finalmente se acordó pasar a sentido único por unanimidad».

En este sentido, apuntaba que la primera de las reuniones se celebraba el 8 de octubre y a ella acudieron técnicos y representantes municipales, así como el Inspector de la Policía Local, el Ingeniero de Obras Públicas, el vecindario de la Calle Santa Teresa, los colegios Santa María y Luis Vives, el Campus Universitario y la propia asociación de vecinos del Llombo, «aunque después estos últimos parece que acudieron a título individual», ha señalado, haciendo referencia al comunicado de la junta directiva de la asociación criticando también el proceso.

La segunda reunión, que tuvo lugar el 23 de noviembre, ha recordado que se hacía para que los asistentes a la primera pudieran consultar con las entidades y asociaciones que representaban y poder así trasladar opiniones o sugerencias. «Después del segundo encuentro, el acuerdo fue unánime en favor del cambio en sentido único, tal como consta en el acta de la reunión», asegura el primer edil.

Jorge Rodríguez ha insistido en que «en su día ya dijimos que era un cambio a modo de prueba, y que si no resultaba suficientemente positivo para el vecindario podíamos cambiar de nuevo».

Por su parte, Joan Sanchis, ha recalcado que, «aunque hubo incluso quien hizo un llamamiento implícito a no participar, hemos tenido el mayor índice de los siete procesos participativos que se han hecho a la ciudad desde 2014, superando, con un 31'87%, en más de 12 puntos el mejor año del 'Ontinyent Participa', lo que demuestra que la gente sí que quería decidir y votar». En concreto, del censo de 3.135 vecinos y vecinas de este barrio, 809 han optado por la doble dirección y 190 por el sentido único; mientras que de los 57 establecimientos y comercios, 42 han optado por doble dirección, 13 por sentido único y 2 se abstuvieron.

'Tirón de orejas'

Sin embargo, el resultado ha sido calificado por el Partido Popular como «tirón de orejas» al gobierno de Jorge Rodríguez. «Esperamos que tome nota del resultado» y que reconozcan que «se equivocaron en la modificación del sentido del tráfico, en la rotonda y, finalmente, en una consulta sesgada que sienta precedente».

Y es que la consulta no ha sido bien acogida ni por los grupos de la oposición, PP y Ciudadanos, ni siquiera por la propia asociación de vecinos el Llombo, quien manifestaba en un comunicado estar en contra de esta consulta.

Los vecinos aseguraban que no sabían qué se votaba realmente; criticaban el hecho de que muchos de los afectados no podían participar en el proceso y tampoco veían muy transparente el proceso en el sentido de que no se sabía quién iba a controlar el resultado de la votación.

Las tareas de pintura y cambio de señales para volver a la doble dirección a la Avenida de Torrefiel se inician el lunes tramo entre el cruce de la calle Regal hasta el cruce con la Avenida del Llombo. El martes se reanudará desde ese punto y hasta la calle Santa Teresa y el miércoles quedará abierta al tráfico.

 

Fotos

Vídeos