Vecinos de Los Lagos denuncian más vertidos

El pozo se desborda. / lp
El pozo se desborda. / lp

El pozo existente en la entrada de la urbanización de Alginet se desborda y provoca que las aguas residuales lleguen a un solar

A. TALAVERA ALZIRA.

«Cada 15 días las aguas residuales se salen del pozo y campan a sus anchas por las calles de la urbanización», así lo explica el presidente de la Sociedad Civil de Los Lagos, Francisco Brocal.

Esta urbanización de Alginet lleva 30 años con graves problemas debido a la falta de urbanización y en concreto de colectores que dirijan las aguas al alcantarillado general del municipio. Uno de los puntos críticos se encuentra en la entrada de la urbanización, en la calle Sauces donde el Ayuntamiento de Alginet instaló un pozo para intentar minimizar estos problemas pero cada pocas semanas este pozo se llena y se desborda provocando el vertido de aguas procedentes de las casas por la calle. Esto genera gran malestar en los vecinos ya que provoca malos olores al llenarse un solar de estas aguas residuales que a veces también llegan a las calles.

«Llevamos ya un año con este problema, cuando paso el ayuntamiento manda una cuba para vaciar el pozo pero al poco tiempo ya estamos igual», señala el presidente de la organización de vecinos.

El último episodio de la salida de aguas residuales se produjo a principios de esta semana. El alcalde de Alginet, José Vicente Alemany, aseguró a LAS PROVINCIAS que no había constancia de este incidente y que se tomarían las medidas para solventarlo y explicó que los problemas en la urbanización son muy antiguos debido a la falta de infraestructuras. «Estamos asfaltando calles y mejorando cosas y se tendrá que crear el alcantarillado y pasar los recibos a los vecinos», comentó Alemany.

Los Lagos no cuenta con ninguna zona conectada con el alcantarillado por lo que hay puntos en los que las tuberías están abiertas al exterior y estas aguas brotan en parcelas y algunas calles.

Una de las soluciones que se han propuesto es que los propietarios instalen en sus casas fosas sépticas para evitar estos vertidos aunque es un punto en el que no todos están de acuerdo ya que consideran que debería existir un colector al igual que en otros puntos del municipio.

Los vertidos ya provocaron en 2017 la condena del exalcalde de Alginet, Enrique Girona, por permitir que las aguas fecales se depositaran en un barranco, sin embargo el problema no tiene todavía una solución definitiva.