Tele 5 logró lo que no pudo Rus

Un concurso de arroz al horno./
Un concurso de arroz al horno.

Una entrada anticipada de los rótulos sobreimpresos en pantalla hizo realidad virtual la promesa que realizó Alfonso Rus en los comicios que le auparon a la alcaldía por primera vez. Xàtiva tuvo playa durante unos segundos. Los justos que necesitó el periodista Manu Reyes López-Guevara para contar el tiempo que hacía en la costa valenciana antes de introducir la grabación del microreventón que se produjo la tarde anterior en las inmediaciones del hospital Lluís Alcanyís. La pifia, sin embargo, se convirtió en lo más visto en las redes durante más rato y fue motivo de diferentes bromas.

¿La cantera? Y el río de Barxeta, ¿qué? Es una pena que todas esas instituciones, partidos, asociaciones y particulares -en número de más de 2.500- que se oponen a la creación de una planta de valoración y eliminación de residuos industriales en una cantera del término de Barxeta no hubieran descubierto antes los valores medioambientales de aquellas tierras y fueran todo lo amantes de la naturaleza que dicen ser. El Pla de Corrals no estaría lleno de chalets, casas, casuchas y barracas ilegales que vierten sus aguas negras a pozos ciegos. Y el río de Barxeta, que nace en este paraje de la sierra de Buixcarró y es uno de los pocos valencianos que merece tal nombre porque mantiene un caudal mínimo durante todo el año, no parecería una cloaca cuando desemboca en el Albaida cerca de La Torre d'en Lloris.

Descontrolados, sí; controlados, no. Es tal el conocimiento de la comarca que poseen las numerosas organizaciones ecologistas que han manifestado su deseo de puntuar en este torneo que ya califican de lago la pedrera inundada de Tossal Negre, una mina que abastecía de balastro a Renfe. Y lo que para la historia es un yacimiento abandonado de ofitas, de los muchos que hay en aquellos montes desde los tiempos de los romanos -¿Qué habría sido de Saetabis, y Xàtiva, sin el mármol de Buixcarró?-, para ellos es un paraje natural de primer orden aunque esté vallado porque es de propiedad. Y aunque entre esta excavación y los pueblos convocados a levantarse en armas si menester fuera para impedir una instalación como Dios manda existan no menos de una docena de vertederos ilegales. De esos que nadie pide formalmente crear, a nadie molestan y, lo más sarcástico llegados a este punto, nadie acrecienta.

Camarón que no nada se lo lleva la corriente. Sumacàrcer celebrará el próximo día 29 la octava edición del concurso de arroz al horno. Una nota de agenda que nos recuerda que el Ayuntamiento dejó caer en 2009 el Concurso Nacional que se celebraba en Xàtiva cuando ya había alcanzado la VIII edición. Que lo relanzó como concurso popular Adexa en 2014 para promocionar la ciudad a través del plato que más la representa, «l'arròs al forn». Y que el consistorio que preside Roger Cerdà, que tanto lleva invertido en turismo, no ha considerado siquiera la posibilidad de explotar la riqueza gastronómica local.

Se nos pasó el arroz y el CdT. Es, precisamente, este desinterés por la explotación de este atractivo el que ha llevado al Partido Popular a acusar al equipo de gobierno de no reaccionar ante la decisión del Consell de crear dos nuevos Centros de Desarrollo Turístico (CdT) para la formación de cocineros y revitalizar los centros históricos de Alcoi y Requena. Dos CdT que se suman a los existentes en las ciudades de Alicante, Castellón, Benidorm, Dénia, Gandia y Valencia. Olvidadizo como está de qué partido denegó el apoyo al concurso de «arròs al forn» y se volcó en Fitur, el Partido Popular aprovechó la ocasión para preguntar a Mariola Sanchis y Roger Cerdà algo que, sin embargo, quisiéramos saber todos: qué objetivos lograron en sus numerosas estancias en la ciudad de Madrid para asistir a dicha feria.

Fotos

Vídeos