Soluciones a la contaminación del agua en la comarca

Una de las ponencias celebradas ayer. / a. t.
Una de las ponencias celebradas ayer. / a. t.

Alzira acoge las primeras jornadas sobre este tema, a las que asiste el director general, que apunta a la construcción de una balsa junto a Les Basses

A. TALAVERA ALZIRA.

La contaminación del agua ha sido un tema que ha preocupado mucho a los habitantes de la Ribera que han visto como en las últimas décadas la calidad de esta materia básica ha descendido debido a los nitratos y a la contaminación por plaguicidas. Esto provocó que se tuvieran que buscar soluciones por el riesgo que suponía para la salud el consumo de este agua y en los últimos años, una gran parte de los municipios han conseguido recuperar una calidad óptima.

En las primera jornadas de aguas potables y residuales de la Ribera celebradas en Alzira el encargado de su apertura ha sido el director general de Agua, Manuel Aldeguer, que ha apuntado a la posibilidad de construir una balsa junto a la segunda fase del canal de Les Basses para almacenar el agua de las lluvias cuando el río esté lleno y el barranco no pueda absorber.

En estas jornadas que continúan hoy se analiza la problemática de la contaminación del agua potable y se explican las soluciones puestas en marcha.

En este sentido, uno de los ponentes ha sido la empresa TECVASA que gestiona el agua en cinco municipios de la Ribera Alta y ha explicado los mecanismos utilizados en cada uno de ellos para reducir los parámetros de nitratos y plaguicidas. «Cada municipio necesita una solución concreta y a largo plazo, además no debe repercutir demasiado en el precio», comenta la responsable de TECVASA en la Ribera, Andrea Pons.

Y es que en el caso de municipios pequeños y medianos las inversiones no pueden ser demasiado elevadas ya que los ayuntamientos no tienen capacidad para asumirlas y tampoco se quiere aumentar el precio del agua de forma desorbitada. En el caso concreto de los municipios gestionados por esta empresa, Alberic, la Pobla Llarga, Senyera, Sant Joanet y Tous, el incremento por la instalación de filtros para reducir la contaminación ha supuesto entre 1,6 y 2,2 euros por recibo, lo que equivale a un aumento sobre el 8% de este pago.

Por otra parte, uno de retos en materia de agua es «intentar no aparezcan nuevos contaminantes o que si lo hacen, se esté preparado con nuevas técnicas», explica el responsable de aguas potables de Control de Vertido Industrial, Vicente Baguena.