Sollana lamenta el retraso en la retirada de los residuos del incendio industrial

Restos que aún permanecen en la zona. / lp
Restos que aún permanecen en la zona. / lp

Exige celeridad a la Generalitat y advierte de que si se produjera un nuevo incendio la responsabilidad sería del Consell

REDACCIÓNALZIRA.

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica decretó el pasado 2 de julio la retirada urgente de los residuos que siguen amontonándose en una antigua nave en Sollana tras dos espectaculares incendios ocurridos el año pasado, «aunque a día de hoy aún no se ha producido acción alguna a este respecto», denunciaron desde el Ayuntamiento.

«Y la historia viene de largo», recordaron desde el propio Consistorio. «En julio y diciembre de 2018, las llamas calcinaron parte de las instalaciones abandonadas de la empresa Remag, una planta de almacenamiento de residuos que entró en concurso de acreedores en 2014. Ambos incendios estuvieron activos durante semanas y obligaron a la Generalitat a desplazar dotaciones de bomberos de Silla, Cullera, Catarroja, Torrent y Alzira hasta que lograron estabilizar el fuego, una situación especialmente complicada por la posibilidad de que el agua se filtrase a diferentes acequias que riegan el término y desembocan en la Albufera», explicaron.

De este modo, días después del último incendio, ocurrido en diciembre del año pasado, personal del Ayuntamiento de la localidad de la Ribera Baixa se reunió con representantes de la Generalitat para tratar de solucionar el conflicto y, finalmente, el pasado mes de abril, el Consistorio logró que se formalizaran los compromisos adquiridos por parte de la Conselleria, que aceptó hacerse cargo de los trabajos de retirada. «Una medida 100 % Botànic», aseguraba hace unas semanas la consellera Mireia Mollà, necesaria por la ubicación de la antigua fábrica (a las puertas del Parque Natural) y por la posibilidad de, en unos meses, las altas temperaturas del verano pudieran provocar que la situación se repitiera.

Pero, por el momento no ha habido ningún tipo de movimiento, un hecho que denuncia Vicente Codoñer, alcalde del municipio, quien no entiende «cómo la Generalitat reconoce la urgencia y la necesidad de retirar los residuos a la mayor brevedad y a día de hoy, con las temperaturas que estamos alcanzando, la situación es exactamente la misma y no se ha tomado ninguna medida encaminada a solucionar el problema».

El alcalde calificó la situación que se genera en la zona como de «auténtico peligro» y confía en no tener que lamentar más incendios que finalmente puedan afectar tanto a los vecinos de la localidad como al entorno del parque natural.

En este sentido, en la jornada del jueves remitieron por los cauces oficiales sendas comunicaciones al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, y a la consellera de Medio Ambiente, Mireia Mollà, transmitiendo la preocupación del consistorio: «Creemos que ha habido suficiente tiempo desde diciembre del año pasado hasta el día de hoy y, si se volviera a producir un incendio, sería responsabilidad de la Generalitat».

«Hay que actuar cuanto antes», sentenció Codoñer ante la imposibilidad de realizar las acciones desde el consistorio por su elevado coste.

«Las arcas municipales no pueden hacer frente a este importe, solo esperamos que la Conselleria cumpla con su compromiso cuanto antes y que no tengamos que lamentar más desgracias», concluyó el primer edil, quien se mostró confiado en que haya una respuesta rápida de la Generalitat.