Un servicio que hace aguas

El golpe provocó que la válvula estuviera vertiendo agua durante varias horas./
El golpe provocó que la válvula estuviera vertiendo agua durante varias horas.

Un accidente como el que se produjo la semana pasada en la Baixada del Carme de Xàtiva provocó este fin de semana la rotura de una instalación del servicio de aguas potables situado en la acera de la plaza de España próxima a la muralla. El siniestro provocó el vertido de gran cantidad de agua ya que los operarios tardaron muchas horas en reparar la avería. Demora que molestó a muchos vecinos al coincidir casi en el tiempo con la contratación de nuevos fontaneros municipales y el incremento de la cuota del servicio en unos 3 euros por recibo y de hasta un 24% la tarifa. El equipo dañado fue necesario colocarlo en ese lugar a raíz de la construcción de un nuevo de acceso del canal de Bellús a la estación de bombeo sita en la calle de Juan Pavía

El bolardo resucita a Per Xàtiva. Todo lo que EU, con Miguel A. Lorente al frente en tanto que promotor del cierre dominical del real al tránsito rodado, se rebotó contra el levantamiento de esta prohibición, ha indignado a la plataforma Per Xàtiva la sustitución del bolardo retráctil instalado en la calle de Ventura Pascual por una valla móvil. Nada se sabía de Cristina Suñer y Empar Penadès, las exconcejalas expulsadas de Compromís por F. Minguet, E. Oviedo y cía, desde que en junio le concedieron una entrevista a Quique Roselló. Pero se enteraron de que los padres de alumnos del colegio Martínez Bellver «han de batallar amb els cotxes» y no vean cómo se han puesto. Ellas, y Ferran Feliu, tercer edil nacionalista de la historia de Xàtiva tras Martínez Revert y Ximo Corts, que también ha echado un cuarto a espadas a este respecto.

El PP y Cs no suman en Xàtiva. Giner Company se salta la línea roja trazada por Albert Rivera y pacta con Roger Cerdà la integración de los dos concejales de Ciudadanos en el equipo de gobierno de Xàtiva. Y (¿En justa correspondencia?) Eduardo Llopis se pone la España Suma de Pablo Casado por montera y explica a sus compañeros del PP setabense lo que supondrá la subida de impuestos aprobada por «PSOE+Ciudadanos».

Doce días de silencio cómplice. Han pasado ya doce días desde que la depuradora de Ontinyent-Agullent empezó a verter 9.000 metros cúbicos diarios de aguas negras sin depurar al Clariano, y por tanto al Albaida y al Xúquer, por un inadmisible defecto de construcción que las lluvias se ocuparon de evidenciar. Y ésta es la hora en que ninguno de los municipios directamente afectados por esta catástrofe medioambiental se ha dirigido a las autoridades y empresas que permitieron o edificaron la obra para pedirles responsabilidades. El silencio ante un derrame como éste es especialmente llamativo en el caso de la alcaldesa de Bellús, que pretendía cobrar un impuesto a Xàtiva por abastecerse desde tiempo inmemorial de un manantial que se encuentra en esta localidad, y en el del titular de la corporación setabense, Roger Cerdà, ya que, en una primera instancia, la contaminación se está acumulando en la presa de Bellús. Y del embalse al nacimiento, no digamos ya de éste al río, apenas hay unos centenares de metros.

Es inevitable remitirse a cierto balcón. ¿Tienen algo que ver muestra de complicidad con las razones que llevaron a Cerdà a comer en junio con Ricard Gallego en Peñíscola y a desafiar al PSPV en agosto al aceptar la invitación de Jorge Rodríguez para asistir a la entrada de las bandas y avenirse a formar una filà con éste y otros concejales de La Vall ens Uneix en el balcón del Ayuntamiento de Ontinyent? Es más que probable. Sea como fuere una cosa es cierta. El impacto de esta instantánea fue mayor a un lado y otro de la sierra Grossa que el que causó en Madrid aquella otra foto de balcón. La que inmortalizó a José María Aznar, Ana Botella y al entonces director de El Mundo Pedro J. Ramírez presenciando en no menos evidente camaradería un desfile de la Semana Santa de Carabaña de 1996. La diferencia estriba en que la negligencia de Rodríguez ante la situación en la que se encontraban los colectores de la depuradora nos puede salir muy cara a los habitantes de las riberas afectadas por esta interminable y pestilente riada.

Una versión desfasada. Por cierto que en la versión valenciana de Wikipedia no figura todavía la identidad y formación a la que pertenece el alcalde de Ontinyent elegido en las elecciones locales del pasado 26 de mayo. Un retraso que tiene su miga porque aunque el alcalde es el mismo, Jorge Rodríguez, ha cambiado de partido.

Barbacana a oscuras. Los restos de la barbacana de la muralla que se exhiben a espaldas del convento de Santa Clara tuvieron suerte este año. Una vez celebrada la feria les retiraron las planchas de acero que los cubrían y no se quedaron para septiembre, como ocurre habitualmente con algún que otro banco y las papeleras. Una cosa se les olvidó hacer, sin embargo, a los responsables de gestión patrimonial, I. Reig, o conservación del medio urbano, R. Martínez: volver a conectar o a reparar la iluminación nocturna de este vestigio medieval. A ver si ahora que nos hemos dado cuenta nosotros se ocupa la titular de cultura y patrimonio, R. Caballero, de recordárselo.