El río de Els Sants, catalogado como zona de baño peligrosa pese a contar con autorización

Los vecinos de la zona se refrescan en el río de Els Sants. / b. gonzález
Los vecinos de la zona se refrescan en el río de Els Sants. / b. gonzález

L'Alcúdia de Crespins realizó una actuación para adecuar la zona con el permiso de la Confederación, que lo incluye en la lista

B. GONZÁLEZ/ E. ORTIZL'ALCÚDIA DE CRESPINS.

Son muchas las personas que prefieren darse un baño en agua dulce antes que ir a la playa ya sea por la cercanía o por el tipo de parajes más inmersos en la naturaleza. Sin embargo, la mayoría de estos puntos de baño de interior están catalogados como zona peligrosa por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).

Es el caso del río de Els Sants en l'Alcúdia de Crespins que aparece en esta lista pero cuenta con una autorización de la CHJ. Una incongruencia que sorprende a su alcalde, Roberto Granero, que explica que la Confederación le otorgó el permiso tras la actualización realizada en el mismo para que, después de muchos años, vecinos y visitantes pudieran disfrutar de nuevo del río y el paraje durante el verano.

«A nosotros no nos ha llegado ninguna comunicación ni requerimiento al respecto y no hay ningún cartel que indique la prohibición o la peligrosidad. De hecho, el guarda forestal pasa constantemente por allí mientras la gente está disfrutando del baño y del entorno, sin que en ningún momento les haya disuadido», explica Granero.

El primer edil de l'Alcúdia de Crespins insiste además en que no hay ningún tipo de peligrosidad, porque hay 50 centímetros de agua y el caudal no es natural, sino que está controlado por el motor de riego de la comunidad de regantes, por lo que no pueden producirse avenidas.

Cabe recordar que CHJ daba permiso al consistorio hace un año, para poder recuperar el río como zona de baño y recreo tras trece años de espera. El proyecto que presentaron ante la presidenta y el comisario de aguas contemplaba, principalmente la eliminación del revestimiento de hormigón a modo de piscinas existentes para devolver el cauce natural del río.

«La obra se hizo tal y como fue autorizada y bajo la supervisión de Confederación, por lo que estamos tranquilos al respecto», incide Granero y añade que, precisamente, están trabajando con la entidad en otro proyecto para mejorar el paraje, para recuperarlo paisajísticamente con especies autóctonas y también para ubicar zonas de merenderos y mobiliario como papeleras.

El río dels Sants no es el único que cuenta con la catalogación de peligroso para el baño pese a que son muchas las personas que lo visitan a diario durante el verano. Es el caso de la isla de l'Esgoletja en Sumacàrcer, un Paraje Natural Municipal de unos 2 kilómetros cuadrados. Dentro de esta extensión hay una importante playa interior que se encuentra en el río Júcar y que está declarada como «zona peligrosa de baño» por parte de la CHJ. A pesar de ello, es una zona muy frecuentada lo que está suponiendo que el muncipio tenga que tomar medidas al respecto.

Y es que Sumacàrcer cuenta con el reconocimiento de municipio turístico por su enclave junto al Júcar y esta consideración ha traído «cosas buenas y malas», porque «aunque es verdad que ha desarrollado mucho el pueblo», también reconoce «que ha causado problemas», señala el alcalde, David Pons.

El principal de ellos es la inseguridad del lugar. Los caminos que llegan a este espectacular paraje (el de Santo Domingo y el de l'Escoletja) no están preparados para que los equipos de emergencias lleguen de una manera rápida y puedan actuar si hay coches parados en los lados, un problema que se hace más grande porque estos coches además bloquean el paso de los agricultores locales a sus parcelas, que están situadas en bancales de la zona. Además, la gran afluencia de personas causaba que este lugar estuviera «siempre lleno de basuras y deshechos tirados» de acuerdo con lo que nos cuentan desde el consistorio. Una situación que provoca que «se dedicaran recursos del Ayuntamiento que deberían ser para bien de la población a limpiar esta zona».

Por estos dos motivos, la solución que ha tomado el Ayuntamiento de Sumacàrcer ha sido restringir en 85 vehículos por día la cantidad de visitantes que podrán entrar a la Isla de l'Escoletja, una medida que responde a que «hay dos párkings en el lugar que juntos tienen una capacidad de 85 coches».

Además para el conjunto del pleno de la localidad se trata de una iniciativa necesaria dado que «el pueblo es pequeño y no tiene una infraestructura capaz de dejar pasar a todo el mundo, ni en aparcamientos, ni en recogida de basuras, ni en conservación del paraje».

El alcalde ha anunciado que lo más seguro es que no se trate de la única regulación sobre el paraje, aunque las que están por llegar no tenían la urgencia que esta tenía y «se harán el año que viene».

La falta de recursos para asumir la gran cantidad de visitantes en estas zonas de baño de interior es otro de los problemas que denuncian cada verano los alcaldes de zonas como ésta o Antella. Y es que uno de los puntos más conocidos del baño interior es el azud de Antella, también dentro de la lista de zonas peligrosas. En este caso han habido víctimas mortales por imprudencias graves. Sin embargo, este hecho no ha provocado una disminución de los bañistas, todo lo contrario, cada fin de semana llegan autobuses cargos de personas para pasar el día. Ante esta situación, los municipios piden la colaboración de la CHJ para poder mantener las zonas.