Roger Cerdà, un buen fajador

Glorieta José Espejo de Xàtiva./
Glorieta José Espejo de Xàtiva.

El alcalde de Xàtiva, Roger Cerdà, está aprendiendo a ser un buen fajador. En su diario se hizo eco del «colofón a la magna exposición de Artur Heras» celebrado en el Palau de l'Ardiaca como si el artista no hubiera mordido la mano que la hizo posible.

La red es el morir. La facilidad con que se crean portales, publicaciones y perfiles en la red corre pareja a la celeridad con que languidecen, fracasan, agonizan y/o mueren. A un conocido y regular medio de comunicación local le tuvimos que advertir desde aquí hará un año o dos que tenía su edición digital averiada desde hacía no menos de cuatro semanas. No nos gustaría correr la misma suerte que corrían los mensajeros que traían malas noticias en la antigüedad, pero hoy nos sentimos en la obligación de informarle, por si no se ha dado cuenta, de que desde hace un par de ellas no muestra la correspondiente edición en papel. Con todo lo que ello representa a efectos comerciales.

Ríanse del cementerio de Gutenberg. La red, en cualquier caso, está llena de «arrancades de rossí i parades de burro». Una entidad otrora tan activa como la Iniciativa Cívica Centre Històric de Xàtiva enmudeció el 10 de febrero, y hasta hoy. A Xàtiva Digna se le acabó el orgullo el 3 de junio de 2017, tres meses después de que la peña taurina Socarrats abandonara su posición digital. Luego tenemos que, como el reino de Dios no es de este mundo, tampoco lo es del digital. Y, en consecuencia, la Iglesia católica setabense ha dejado extinguirse hasta las llamas de los tímidos candiles que mantenían encendidos las parroquias de la Merced y Santa Tecla y de Santa María. De modo que la única iglesia presente en la red es la Iglesia Evangélica Bautista, que tiene web propia, aunque muy estática, y un perfil que únicamente utiliza a guisa de tablón de anuncios.

Urinarios por sufragio universal. ¿Se acuerdan de los urinarios públicos existentes en la glorieta de José Espejo? Pues recen para que el nuevo gobierno municipal no cometa el error de mantener esta falsa democracia directa contenida en los presupuestos participativos porque como a alguien -supongamos que una empresa especializada en la instalación de este tipo de saneamientos- le dé por pedir la creación de este aliviaderos nos vamos a enterar de lo que es bueno en materia de olores. Un referéndum en el que sólo participaron 3.498 personas, de una población como Castellón, que cuenta con 170.888 habitantes, decidió que la capital de La Plana se ha de llenar de retretes inclusivos y no habrá quien lo impida. No menos antojadiza es la segunda obra a realizar con dinero público: una piscina termal. Mientras la tercera, la cuarta y la quinta son la demostración de lo fácil que es colarle goles a una administración aquejada de demagogia y democratitis: acondicionamiento del campo de deportes y la instalación del riego por aspersión y de un gimnasio al aire libre en una misma plaza.