El PSPV de Sueca destaca los problemas en el seno del gobierno municipal

REDACCIÓN ALZIRA.

La celebración del último pleno ordinario del Ayuntamiento de Sueca sirvió, según señalaron desde el PSPV, «para aclarar determinados detalles sobre la retirada de competencias y sueldo al concejal de Compromís, Pau Roselló (Iniciativa). Fue el propio edil quien aclaró que jamás hubo acuerdo mutuo con la primera autoridad, tal y como quiso hacer creer a la opinión pública la alcaldesa, Raquel Tamarit (Bloc), a través de un ambiguo comunicado de prensa».

La intervención de Roselló, según la versión socialista, «vino a poner ciertas luces sobre el mar de sombras en que se ha visto envuelto su cese fulminante y el funcionamiento del pacto de gobierno municipal de Compromís con el sector de la derecha local representado por el GISPM».

«El «zasca» a la alcaldesa del Bloc por parte del concejal de Iniciativa destituido en el sentido de que no habían negociado su salida del gobierno, se vio incrementado cuando el edil denunció falta de confianza con Raquel Tamarit y falta de transversalidad con el resto de concejales desde el minuto uno de la legislatura. En cierta manera, la alcaldesa había aplicado su particular artículo 155 a la gestión de Roselló desde hace ya más de un año», afirmaron desde las filas socialistas.

Tamarit, como respuesta a una pregunta de una edil de la oposición, «no pudo esconder en este caso, como había hecho en su confuso comunicado de prensa, que su decisión respondía, entre otros aspectos, a una mala gestión económica del dinero de las concejalías que gestionaba Roselló, entre ellas la de Fiestas», añadieron desde el PSPV.

Los socialistas señalaron que confían en que esta situación no afecte a la programación de las fiestas mayores.

 

Fotos

Vídeos