El PSPV eleva al pacto del Botànic el bloqueo a la investidura de Gomar

Pleno de investidura fallido en la Mancomunitat de la Vall d'Albaida. / dival
Pleno de investidura fallido en la Mancomunitat de la Vall d'Albaida. / dival

Compromís no apoyó al actual presidente de la Mancomunitat de la Vall en su reelección por no tener la delegación de la perrera comarcal

B. GONZÁLEZXÀTIVA.

Vicent Gomar (PSPV-PSOE) continuará como presidente en funciones de la Mancomunitat de la Vall d'Albaida. Su candidatura no obtuvo la mayoría necesaria para salir reelegido debido al inesperado voto en contra de los representantes de Compromís e incluso de los del Partido Popular. Votos en contra pese al acuerdo previo alcanzado por las cuatro formaciones con representación, en el que, como se venía haciendo históricamente, todos los partidos forman parte de la junta de gobierno y cuentan con alguna delegación.

El detonante de la ruptura, en el caso de Compromís, ha sido, la gestión de la perrera comarcal. Hasta ahora, la responsabilidad de este servicio ha correspondido a la delegación de Agricultura, que para esta legislatura se había pactado esté en manos del nuevo partido La Vall Ens Uneix. Sin embrago, Compromís que asumiría la de Medio Ambiente, veía más conveniente que la gestión de la canera recayera en esta área.

«Lo que sucedió la noche del miércoles atenta contra el sentido del Pacto del Botànic», asegura Antonio Esquinas, secretario comarcal del PSPV y alcalde de Castelló de Rugat, quien apunta que el voto en contra de los representantes de Compromís les sorprendió y es por ello que lo han elevado al órgano de seguimiento del Pacto, al considerar que se ha ido en contra de la constitución de un gobierno de fuerzas progresistas en la institución supramunicipal.

«Ya teníamos cerrado un acuerdo en el reparto de delegaciones y las personas que estarían al frente entre las cuatro formaciones (PSOE, Compromís, PP y La Vall Ens Uneix) y una hora antes del pleno, de repente, Compromís exige la gestión de la perrera comarcal», explica Esquinas, quien asegura que no hubiera sido ningún problema si cuando estaban negociando lo hubieran solicitados. «Es una anécdota, pero nos sentimos traicionados por el momento de plantearlo, antes de la elección de la presidencia y votando en contra de una candidatura consensuada previamente», incide.

No obstante, desde el PSOE dicen continuar con la mano tendida para mantener la Mancomunitat como siempre ha sido, «un órgano de consenso y en el que todos los partidos tengan representación».

Por lo que respecta al Partido Popular, Antonio Esquinas señala que no les sorprende el voto en contra, debido a las diferencias existentes entre los representantes del partido. «Nosotros llegamos a un acuerdo con los negociadores, pero la portavoz no aceptó lo pactado», explica.

Por su parte, desde Compromís, su portavoz y candidato a la vicepresidencia de la Mancomunitat, Josep Antoni Albert, asegura que «el principio de acuerdo no se materializó». Consideran que la gestión de uno de los servicios principales que presta la institución como es la perrera debe estar en manos de la delegación de Medio Ambiente, especialmente porque, asegura, la gestión que se ha realizado de la misma no ha sido muy buena, dadas las quejas recibidas por parte de las protectoras de animales.

«El PSOE se aferra a que históricamente ha sido gestionada por Agricultura, pero también lo ha sido el programa Trèvol por la Vicepresidencia y ahora pasa a Bienestar Social», explica Albert, quien asegura que fue reclamada cuando se acordó que esta delegación recaía en Compromís, al considerar que la gestión puede hacerse mejor desde Medio Ambiente.

Nico Calabuig, portavoz de Compromís por la Vall d'Albaida, por su parte, ha manifestado que «frente a la situación de bloqueo, creemos que la única manera de resolver la situación es estableciendo nuevas negociaciones y garantizar su cumplimiento por escrito y la actitud del señor Gomar de los últimos días nos hace pensar que ha priorizado mantener un pacto con el Vall Ens Uneix por encima del acuerdo con Compromís, el único acuerdo que realmente puede garantizar la gobernabilidad de la Mancomunitat», recuerda.

Calabuig ha insistido en que «desde Compromís sigue habiendo voluntad de acuerdo, pero queremos claridad, lealtad y ponernos manos a la obra para garantizar el mejor servicio para la ciudadanía» y también «para los animales, es necesario un replanteamiento del funcionamiento de la perrera, y la mejor solución es hacer cambios de raíz».