El PSPV de Alzira pide cambios para ser más visible en el futuro gobierno con Compromís

Algunos de los componentes del gobierno alcireño que ha gobernado la ciudad en esta legislatura. / lp
Algunos de los componentes del gobierno alcireño que ha gobernado la ciudad en esta legislatura. / lp

Fernando Pascual, quien quedó fuera del pleno, defiende a Aguilar como «referente» socialista local y seguirá «donde el partido diga»

MANUEL GARCÍAALZIRA.

«Hay que trabajar más la visualización de los otros miembros de un equipo de gobierno que no son el alcalde». La sensación en el PSPV de Alzira es de decepción por los malos resultados cosechados en las municipales, 700 votos menos y tres concejales en lugar de los cuatro logrados en el año 2015, pero a la vez de «tranquilidad por el trabajo bien hecho» durante los últimos cuatro años.

Desde las filas socialistas son conscientes de que la labor conjunta del equipo de gobierno la ha amortizado Compromís, que con nueve concejales volverá a liderar el Consistorio. Ésta fue la principal conclusión que también se extrajo en una primera reunión que tuvo lugar en la tarde del martes y que será previa a una asamblea que tendrá lugar el próximo lunes.

Sin embargo, los dos partidos que formarán previsiblemente el próximo equipo de gobierno, Compromís con nueve concejales y los tres del PSPV, no llegarán en posición de igualdad a las negociaciones que se iniciarán en las próximas fechas y a buen seguro, debido a la distancia entre ambas formaciones, Compromís exigirá, como es lógico, un peso mucho mayor que el que tendrán los socialistas. Así, una situación con cuatro años más de visibilización del actual alcalde incluso podría generar un peor resultado para los socialistas en los próximos comicios, temen algunos responsables del partido consultados por LAS PROVINCIAS.

Si en 2011 y 2015 los socialistas mantuvieron cuatro concejales, en esta cita con las urnas han perdido más de 700 votos al pasar de 3.847 a los actuales 3.138 apoyos que les han dado sólo tres ediles.

«Es cierto que aunque hemos tenido concejalías muy importantes como Obras y Fiestas, la marca de la alcaldía te tapa».

Quien pronuncia estas palabras es Fernando Pascual, uno de los principales damnificados en la noche electoral. Situado en la cuarta posición de la lista socialista, el hecho de que únicamente hayan obtenido tres representantes le deja por tanto fuera del Consistorio de la capital de la Ribera Alta.

Pascual, quien defendió su labor y afirmó que tenía la conciencia más que tranquila por el trabajo desarrollado, con las obras de peatonalización de Pérez Galdós y Hort dels Frares como bandera, afirmó sobre su futuro que no tiene nada sobre la mesa y que estará «donde el partido me diga».

El ya exedil defendió la necesidad de que se produzcan cambios para que el socio de gobierno sea más visible por el ciudadano y éste no perciba como que toda la labor la efectúa el alcalde como así, reconoció, se produce en la actualidad. Esta falta de visibilización también afectó al tercer socio de gobierno de Alzira. El concejal Ivan Martinez (Esquerra Unida) tampoco estará en el Consistorio que se formará en las próximas semanas .

Pascual apuntó que ni en la primera reunión del martes ni en la asamblea del próximo lunes estará en entredicho el liderazgo de Isabel Aguilar, a quien definió como «referente» del PSPV en la ciudad, «cuenta con el apoyo de la agrupación», manifestó, y recordó que hasta dentro de dos años no está prevista la celebración de ninguna asamblea para decidir la continuidad o no de Aguilar en el caso de que saliera una alternativa para liderar la histórica formación que ostentó la alcaldía con grandes mayorías y que ahora se encuentra en sus horas más bajas.