A prisión el detenido por matar a golpes a un vecino de Ontinyent

A prisión el detenido por matar a golpes a un vecino de Ontinyent
Belén González

El cuerpo de la víctima fue encontrado en su vivienda, el pasado sábado 6 de julio

BELÉN GONZÁLEZValencia

El presunto autor del homicidio de José Horacio G. M., ocurrido el pasado día 6 de julio en Ontinyent, confesó el crimen ante la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2, donde acudía ayer a declarar.

M. S. L., de 41 años de edad y vecino también de Ontinyent y de la víctima, declaró, según ha podido saber LAS PROVINCIAS, que estaba bajo los efectos del alcohol y las drogas, concretamente habría consumido base de cocaína, whisky y ginebra y asestó a la víctima tres o cuatro martillazos. Además, también reconoció el robo de las joyas y otros objetos que faltaban en la vivienda según pudieron comprobar los agentes de la Policía Nacional a cargo de la investigación la noche del suceso.

Ante la confesión de los hechos, la jueza decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del detenido y se inhibía en favor del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 que es el que abrió las diligencias previas, al encontrarse de guardia el día que se cometió el crimen.

El abogado de M. S. L., Antonio Carlos Serrano, declaró a LAS PROVINCIAS que, ante la declaración confesa de su defendido, va a solicitar al Fiscal llegar a un acuerdo alegando como atenuante que su cliente estaba bajo los efectos del alcohol y las drogas cuando presuntamente cometió el crimen. Por ello, pedirá la realización de una prueba capilar de su cliente para demostrar su dependencia a los estupefacientes y al alcohol.

Y es que, el detenido cuenta con antecedentes penales por receptación, es decir, por vender cosas robadas. También parece que, según manifiestan vecinos del barrio y el propio abogado, desde hacía tiempo estaba metido en el mundo de las drogas.

El presunto homicida llegó poco antes de las once de la mañana en un coche de la Policía Nacional al juzgado número 2, que es el que se encontraba de guardia el día de su arresto. Visiblemente tranquilo y cabizbajo entraba esposado acompañado por dos agentes.

Por el delito de homicidio más el de robo podría caerle una condena de hasta 25 años de cárcel. Si finalmente el abogado logra llegar a un acuerdo con la Fiscalía, la pena podría rebajarse un grado y los años que podría estar en prisión se rebajarían hasta los 16.